Google+
Arsat-2: la bandera más alta en desarrollo tecnológico
Científicos e investigadores cordobeses explicaron la importancia del nuevo satélite argentino. Mirá el informe especial.
Imagenes
Youtube
imagen

El lanzamiento del satélite geoestacionario de comunicación Arsat-2 Argentina se posiciona entre los ocho países del mundo con la capacidad de poder desarrollar este tipo de tecnología.

Este satélite integra en su plataforma antenas de banda C para aumentarán la capacidad de transferencia de contenidos audiovisuales y ofrecerá la distribución en los mercados hispanoparlantes de Centro y Norteamérica de los contenidos producidos por la industria cinematográfica y televisiva en castellano.

A través de un informe especial realizado por Canal 10, Cba24n y la Universidad Nacional de Córdoba, se puede repasar la opinión de diferentes científicos e investigadores cordobeses que coinciden en señalar como un gran avance este nuevo lanzamiento.

"El desarrollo de un un satélite geoestacionario es una tarea de atísima complejidad que requiere de muchos conocimientos que no están disponibles en todos lados", aseguró Juan Fraire, ingeniero en Telecomunciaciones e investigador de la UNC.

Para Eduardo Zapico, docente e investigador de la UNC, este tipo de artefactos espaciales son "por lejos" lo más complejo en la materia. "Tienen que funcionar 15 años sin ningún tipo de mantenimiento y sin fallar", expresó.

Mientras que el Arsat-1 -lanzado el 16 de octubre de 2014- cuenta con una antena única en banda Ku que centra su emisión en el territorio nacional, el Arsat-2 tiene tres antenas, dos desplegables y una fija, que emiten en dos bandas, Ku y C.

"Usando el Arsat-1 o el Arsat-2 podemos llegar a lugares remotos para transmitir tanto internet como televisión. Entonces, por ejemplo, a las escuelas rurales ya le podemos brindar acceso a ambas cosas", valoró Axel Dente, miembro de INVAP y Proyecto Arsat.

En tanto, la investigadora y docente de la UNC, Graciela Corral Brione contó que ambos satélites podrán brindar información en caso de catástrofes.

"El desarrollo no es solamente sustituir importaciones, es también sustituir el futuro", dijo Mirta Iriondo, decana de FAMAF, al explicar cómo el impulso de determinadas políticas en materia incentivos a la industria tecnológica logró la creación de "Pymes de tecnología" que van encontrando a su vez "nichos" que le permiten crecer.

"INVAP pudo construir lo que se llama una hoja de ruta tecnológica y a partir de allí avanzar en materia de acumulación de conocimiento ya que la tecnología se construye sobre tecnologías anteriores", afirmó la decana.