Google+
Breve Historia del Universo: El relato original

ggoldes
Por Guillermo Goldes
@GUILLEGOLDES

El 11 de Noviembre de 2010, hace ya seis años, tuve el honor y el placer de animar uno de los por entonces incipientes Cafés Científicos de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Córdoba. Su título: Breve Historia del Universo.

Intentaba, hoy diría que pretenciosamente, referirme en unos 60 minutos a los 13.800 millones de años de historia universal,probablemente transcurridos desde el Big Bang hasta nuestros días. Una sencilla división indica que entonces cada minuto de aquella charla debía condensar unos 230 millones de años de cataclismos cósmicos. Estimo que no debo haberlo logrado. Por si fuera poco, debía resumir, en esos mismos 60 minutos, unos 2.800 años de historia de la Astronomía. Se trata en este caso de la ínfima parte de la historia del Universo durante la cual hubo un intento sistemático y reflexivo de encontrar explicaciones lógicas a los fenómenos del cielo. En ese relato menor anidado dentro del Gran Relato, cada minuto de conferencia equivaldría a unos más modestos 47 años. De más está decir que, a partir del momento mismo en que el ser humano apareció por primera vez sobre la Tierra, se preguntó acerca de lo que veía, e intentó encontrar explicaciones.Ese es uno de sus rasgos característicos. De nuestros rasgos característicos. Podríamos arriesgar que así sucedió en los últimos 2,5 millones de años. Dejo en este caso al lector los cálculos necesarios para saber cuántos años de evolución humana debería abarcar cada minuto de aquella charla.

Muchas veces nos resulta útil o al menos ilustrativo hacer este tipo de comparaciones temporales. Nos muestran con claridad meridiana algo que seguramente sabemos, pero de lo cual no somos plenamente concientes. Que los conocimientos que creemos consolidados son muy recientes en términos históricos, y que por lo tanto serán seguramente reformulados, subvertidos, eventualmente abandonados, en el futuro. Y es que muchas veces la distinción entre creer y saber es en definitiva la diferencia entre el pasado y el presente. El tiempo dirá.

Desde que los primeros seres vivos poblaron la Tierra hace unos 3.800 millones de años hasta 1.609 DC, todo lo que se conocía del cielo había sido visto "a ojo desnudo". Llevamos apenas 400 años conviviendo con telescopios, que permitieron a nuestros mayores asomarse al macro-cosmos con otra mirada. Y hemos pasado apenas unos años más escudriñando el micro-cosmos a través de microscopios.

Pero la imagen que hoy tenemos del Universo en escala máxima es mucho más reciente aún. Ese enorme escenario vacío, frío y oscuro, en expansión incesante desde el hipotético Big Bang, está poblado de galaxias muy alejadas entre sí. La imagen no se corresponde ya con lo que vemos con nuestros propios ojos en el cielo. Es una fotografía mediatizada, que conocemos a través de la TV, de animaciones y juegos de video. Esa imagen en la cual coincidimos la mayoría de los astrónomos, ¡tiene menos de 100 años!

Recuerdo aquel Café Científico de 2010 con especial cariño. Allí los 60 minutos previstos pasaron muy rápidamente. Y no alcanzaron. Por suerte los organizadores nos obsequiaron con otros 50 minutos para dialogar con el público, responder sus preguntas. Para comunicarnos, en definitiva. A razón de 230 millones de años el minuto, no es poca cosa poder disfrutar de 50 minutos extra…
 

OPINIÓN
spares
Por Susana Parés


gmariani
Por Guillermo Mariani

ggoldes
Por Guillermo Goldes

mlafuente
Por Manolo Lafuente