Google+
Carriles exclusivos para quienes caminan mirando el celular
Fueron implementados en una ciudad de China. Intentan evitar accidentes protagonizados por peatones descuidados.
Imagenes
Youtube
imagen

Entre las múltiples consecuencias de la incorporación de los dispositivos móviles a nuestras rutinas diarias, algunas tornan peligrosas. Muchas derivan de la excesiva atención dispensada a los teléfonos celulares, desde la nomofobia (el temor a tener que desenvolvernos sin el teléfono celular) hasta la creciente distracción en un entorno inmediato.

En promedio, quienes tienen acceso a la telefonía celular miran la pantalla de su celular entre 100 y 200 veces por día, con una mayor propensión por parte de los más jóvenes.

Tal omnipresencia de smartphones resulta particulamente riesgosa en el caso de peatones y automovilistas, constituyendo un factor que puede aumentar los índices de la siniestralidad vial.

Así lo ratifican distintos relevamientos a lo largo y ancho del planeta. Un estudio realizado en 2014 por la ONG Luchemos por la Vida indicó que, en Argentina, el 13.7 por ciento de peatones cruza las calles realizando alguna acción con su celular. Estimaciones recientes llevan ese índice por encima del 25 por ciento.

Por tal motivo, los gobiernos ensayan distintas alternativas para transeúntes que destinan más atención a su pantalla que al tráfico vehicular. Mientras algunos países (Argentina entre ellos) han puesto en práctica los semáforos horizontales (la disposición de las luces semafóricas sobre la misma calzada), en China han decidido optar por carriles exclusivos.

La medida fue puesta práctica en una de las avenidas principales de la ciudad de Xian, capital de la provincia Shaanxi.

Los senderos cuentan con signos que advierten que se trata de un espacio restrictivo. Incluso, es identificado con colores exclusivos.

El carril delimitado tiene cien metros de longitud y 80 centímetros de ancho.

La experiencia podrá ser imitada por otras ciudades, en caso de registrarse un descenso en los índices de siniestralidad.

OPINIÓN
gmariani
Por Guillermo Mariani

mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


ggoldes
Por Guillermo Goldes