Google+
Córdoba tendrá el primer showroom de impresoras 3D del país
Aumentan las áreas de aplicación de los productos obtenidos, especialmente para estudiantes y aficionados.
Imagenes
Youtube
imagen

La historia cuenta que en agosto de 1984, Charles W. Hull presentó en Estados Unidos la primera solicitud de patente para la producción de "objetos en tres dimensiones por estereolitografía". 

La estereolitografía es, ni más ni menos, el proceso de impresión que permite la creación de objeto en 3D a partir de datos digitales. Por las próximas dos décadas, dicha técnica permitiría novedosos desarrollos, principalmente en áreas vinculadas a la medicina, la ingeniería y el diseño industrial.

Entrado el siglo XXI, otras disciplinas concentrarían su atención en la nueva técnica. La posibilidad de fabricar repuestos, piezas o componentes, atraería a otras disciplinas. Alimentos, juguetes, autopartes y hasta armas de fuego han emergido del proceso de acumulación de material.

Aprovechando un incipiente auge, en las postrimerías del año 2018, dos empresarios cordobeses han terminado de montar el primer showroom de impresoras 3D del país. Ubicado en el barrio Bajo Palermo, abrirá sus puertas el próximo jueves 18 de octubre. 

“Es un espacio al que cualquier persona se puede acercar, ya sea para comprar impresoras e insumos, o para hacer impresiones 3D”, explica Lucas Lagomarsino, co-fundador de la marca.

La firma cordobesa asegura que dispone de más de veinte modelos y un amplio surtido de insumos. Más importante aún, piensa duplicar en 2019 las más de mil impresoras que proyecta vender al cierre de 2018.

"Se pueden usar en cualquier rubro, industria, para cualquier profesional. Puede ser odontólogo, médico, diseñador, arquitecto. También para cualquier edad. Hoy, un chico de 10 o 12 años ya puede manejar una impresora por la facilidad de los software que traen las máquinas", añade Lucas Bertotti, socio en el emprendimiento.

"Hoy los insumos se consiguen fácilmente. Tienen un costo económico: el kilo arranca en 600 pesos. Dependiendo del uso que se le quiera dar, hay variedad de materiales", completa Lagomarsino.