Google+
Detuvieron a dos personas por el hackeo a cuentas de Bullrich
La policía los arresto en el marco de la investigación que comprende a más de 30 cuentas de correos electrónicos oficiales.
Patricia Bullrich, Hacker, detención, Twitter

Dos personas fueron detenidas en el marco de la investigación por el hackeo de la cuenta de Twitter de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Uno de los dos detenidos es un hacker que se hace llamar Niño Orino y que días atrás se había atribuido el hackeo de las cuentas del ministerio de Seguridad "para exponer la debilidad" de esa cartera.

Los dos involucrados fueron indagados por el juez federal Sebastián Ramos en la causa en la que interviene la fiscal Paloma Ochoa, agregaron las fuentes, que indicaron que hay varias medidas de prueba en curso.

A fines de enero, el juez Ramos había recibido un informe de la Policía Federal Argentina (PFA) que determinó que más de 30 cuentas de correos electrónicos oficiales del Ministerio de Seguridad fueron hackeadas.

El informe de la División de Delitos Tecnológicos de la Policía Federal llegó a manos del juez Ramos como parte de la causa abierta la semana pasada para investigar el hackeo que sufrió la cuenta oficial de Bullrich en la red social Twitter.

El hackeo a la ministra se produjo a través de un correo electrónico enviado desde una cuenta falsa -a nombre de la Embajada de Bolivia en Argentina- y a través de un documento ejecutable que permite acceder a las contraseñas del titular de la cuenta que recibe el correo.

El magistrado dispuso, entre otras medidas, que fueran analizadas las computadoras desde las cuales pudo haber sido abierta la cuenta de Twitter de Bullrich para dar publicidad a sus actividades oficiales.

La cuenta de la ministra fue hackeada a mediados de enero y se introdujeron con su firma mensajes contrarios al gobierno nacional, insultos y un teléfono de la funcionaria.

Fuente: Télam

OPINIÓN
gmariani
Por Guillermo Mariani

ggoldes
Por Guillermo Goldes

lcrisafulli
Por Lucas Crisafulli

mlafuente
Por Manolo Lafuente

pramos
Por Pablo Ramos