Google+
Diálogos con $20 millones que se perdieron

spares
Por Susana Parés

El ejercicio del asombro no tiene límites por estos pagos. Cuando pensábamos que el verano ya nos había dado situaciones sorprendentes en exceso, nos enteramos que el Tribunal de Cuentas de la Provincia, sólo con los votos de las mayoría, ha dado como finalizada y llevada a $0 sumas de las que no se ha rendido cuentas por quien correspondía y que actualizados llegan –hoy- a los 20 millones de pesos. 

Para entender este desmadre hay que recordar cual es la función que cumplen los Tribunales de Cuentas. Son organismos, provinciales y municipales que se ocupan de controlar que, los gastos o erogaciones que realiza la Administración, se ajusten a la legislación vigente y la cuentas se rindan debidamente.

Si ello no ocurre, no puede autorizar el gasto y en su caso, conforme lo establece la legislación de la Provincia de Córdoba, debe poner en conocimiento de la irregularidad a la Legislatura. La razón del procedimiento se sustenta en que es el órgano deliberativo quien sanciona el Presupuesto y por ende, si no se ejecuta conforme a la ley debe ser anoticiado.

La Resolución 165 del año 2016, considera que el monto actualizado- veinte millones de pesos- resulta ínfimo en relación al presupuesto y que es más costoso- administrativamente- procurar la rendición de cuentas.

Este argumento que puede resultar eficaz en una empresa privada, no puede fundar una decisión del Tribunal. Ello es así porque se trata de dineros públicos que se han gastado y algunos desde el 2006 vienen recorriendo – o no- vericuetos extraños por lo que no sabemos en que se han invertido. Se violentan asi los Derechos a la transparencia e información que tienen todos los ciudadanos.

¿Puede darse por vencido un organismo de control que parece que desde hace diez años, no encuentra el modo de efectuar un control eficaz del gasto y la rendición de cuentas?

Por el mismo tiempo que el Tribunal de Cuentas, daba como mínima la situación, por la suma de $56.000.000, se licitaba la construcción de 83 viviendas .-
Si hablamos de porcentuales, con estas “moneditas” se hubieran construido al menos 15 viviendas.

Los argumentos son superficiales y en modo alguno consolidan el proceder del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Córdoba, que advertido - según lo señala en el resolutorio- desde hace 2006 de este derrape, no ha propuesto soluciones, advertido la gravedad de la situación o exigido a la Administración que adopte los recaudos necesarios para evitar lo acontecido.

Supongamos, que los ciudadanos piensen, con el mismo criterio que la mayoría del Tribunal de Cuentas, que si no pagan sus impuestos por una vivienda, auto o comercio, no pasa nada, porque no “desbarata” el presupuesto provincial.

La rendición de cuentas es un acto de responsabilidad administrativa y también social, o quizás debamos recordar aquellos juegos de la infancia que decían “Al Gran Bonetón se le han perdido $ 20.000.000? ¿Quién los podrá tener?

Dra. en Derecho y Cs. Ss.