Google+
Diálogos con mujeres

spares
Por Susana Parés

Mujer, amiga, hermana,
Caminando juntas,
Esta ruta de huellas que dejaron otras,
Con sangre, con dolor, con paz, con fortaleza.

Las semillas germinan en flores rojas,
En espinos, que atraviesan nuestros pies.

Sigamos, mujer, amiga, hermana,
Sin detenernos , fortaleciendo la ruta que dejaron otras.
El cielo despierta esta mañana
En un sol tibio que cubrirá como una manta,
Tu piel dañada,
Tus lágrimas serán fuente de agua
Para esa semilla que aguarda ser regada,
Y crecerá como un manto verde para que el camino
No dañe los pasos de otras.

Nada se pierde mujer, amiga, hermana,
Ni la voz que alguien apagó una noche,
Y se hizo estrella brillante,
Ni el golpe atroz que recibiste,
Y hoy es el fuego que abriga la soledad de otras
Nada se pierde, mujer, amiga, hermana
No hay batalla ,
Sólo un camino tapizado de pisadas de otras, de las propias, de las que vendrán
Sólo un largo camino ,
Mujer, amiga, hermana,
Mira el siguiente paso,
Construye el puente
Que cruzarán otras,
No te detengas
Ni el dolor, ni el olvido, ni el recuerdo

Disminuyan tu marcha.
Mujer, amiga, hermana,
Nada te detenga,
Ni la violencia de las palabras,
Ni el desprecio,
Toma mi mano u otra

Siempre hay una mano para tomar la tuya
No estamos solas,
Somos una y muchas y todas
Manteniendo abierto el camino,
Habrá épocas de anchas avenidas,
O sencillos surcos en la tierra
No importa, mientras haya una en el camino
Y pisadas manteniendo viva la mirada
De aquellas que no están pero dejaron sus huellas en el barro
Avanzar, mujer, amiga, hermana
Es la consigna
Nadie puede callar nuestro silencio
Nadie puede soñar nuestro insomnio
Nadie puede apagar la mirada oscura del dolor
Nadie puede atrapar nuestras palabras
Ellas vuelan libres llevando el mensaje

Mujer, amiga, hermana
Siempre libres, ayer hoy y mañana 

*Dra. en Derecho y Cs. Sociales

OPINIÓN