Google+
EDUCACION: LO PRIMERO !

gmariani
Por Guillermo Mariani

Cuando se habla de educación y se afirma que toda reforma para el bien social debe basarse en la educación, muchos entienden que ella es tarea de la escuela, otros afirman que es la familia la gran educadora, otros no dudan en afirmar que son los medios de difusión los que educan y hay también quienes sostienen que sin una sociedad “educadora”, por las características de su cultura y de su historia, no hay para qué hablar de educación, porque todos las otras fuentes son superadas y frustradas por esa falla.

Repasamos a vuelo de pájaro algunos principios y conductas sociales educadoras

-Amor a la tierra en sí y de la nacional en toda su extensión, con sus riquezas de superficie y subsuelo, con respeto a su fecundidad, a sus sistemas ecológicos y sobre todo a su posesión (enajenamiento patagónico y desinterés por Malvinas…).

-Voluntad sincera y eficaz de procurar la felicidad de la gente por el respeto a sus derechos y las leyes que los fundamentan (despidos por miles, tarifazos, vetos e incumplimiento de leyes, descontrol inflacionario…).

-Actitud patriótica para defender la soberanía política y la dignidad nacional frente a todos los colonialismos (empresas yanquis asesoras de fútbol, comunicación, educación y economía, banda yanqui en fiesta patria).

-Preocupación por preservar la libertad de pensamiento y expresión, mientras no dañen ni privada ni comunitariamente (presos políticos, Milagro Sala).

-Atención especial para los más débiles y vulnerables, en sus capacidades, su salud, su techo, su alimento, su instrucción escolar, con esfuerzos constantes por aplicar los medios necesarios para solucionar estas deficiencias, en las que se originan con frecuencia, los enfrentamientos y los odios (menosprecio de los desocupados, disminución de subsidio a discapacitados, beneficios jubilatorios dificultando su acceso simple y personal…).

-Decisiones, proyectos y realizaciones de los que han recibido la delegación de la mayoría de la población para ordenar con autoridad la marcha del país hacia su progreso, sin buscar el propio beneficio ilimitado, rodeándose, por las armas o el periodismo, con una coraza impenetrable de impunidad (Panamá papers, empresas offshore, condonación deuda Correo…).

-Buscar la verdad con espíritu crítico tanto en el pensamiento como en la acción, ya que ella constituye la expresión fundamental del respeto por la comunicación humana y la honestidad de la propia conciencia (mentiras flagrantes convertidas en denuncias y persecución por jueces adictos reconocidos).

-Impedir el dominio de los más fuertes sobre los más débiles respetando el límite de posibilidades de cada persona, grupo o institución (transferencia de capital desde los pobres a los ricos con la ignominiosa calificación de “vagos” para los desocupados, “ñoquis” para los despedidos y “mafias” para los gremios).

-Destierro de la violencia como método de solución de cualquier problema ya que, una vez desatada, origina una espiral imposible de detener (amenazas y acción represiva, judicializando los reclamos, violación autonomía universitaria, manuales escolares para evitar las protestas… a lo Mestre).

-Administración de justicia que trasmita a los ciudadanos una seguridad radical de ser auxiliados frente a los abusos de cualquier clase, a que puedan ser sometidos (fiscales y jueces adictos persiguiendo a opositores, apresando a militantes y retrasando o ignorando graves denuncias de corrupción oficial).

-Aprecio de la independencia económica del país sin la que se hacen posibles todos los sometimientos y subordinaciones a los países más grandes, habitualmente con nombres inofensivos como “relaciones carnales” (admisión de control administrativo por parte del FMI, humillante pago halagando a los “buitres”).

-Regulación por leyes debatidas amplia y pacientemente, del poder de la prensa, para que las empresas capitalistas y extranjerizantes no contaminen la democracia con el fraude de la información engañosa y parcializada (la obsesión de cautelares, desde Clarín, juicio inacabado de papel Prensa).

-Defensa oficial y firme de la industria nacional y nuestra materia prima, para que la riqueza de otros no se haga a costa de nuestro empobrecimiento y despojo (apertura absoluta de la importación, ilusión de radicaciones atraídas por concesiones humillantes, a la vez, el cierre de industrias progresistas en pleno crecimiento (electrónicos del sur, y satelital…).

-Acceso posible y fácil, además de obligatorio, a los distintos niveles de la instrucción y educación escolar que supone junto con obras materiales, sueldos dignos para los docentes y respeto a su dignidad profesional (menosprecio de la Escuela pública y salarios de hambre para docentes).

-Respeto irrestricto al derecho de asociación para la defensa de los derechos de los distintos sectores laborales, y admisión de los medios reconocidos legalmente, para exigirlo mediante presiones, reclamos y solicitudes privadas y públicas, junto a una predisposición a escuchar y remediar deficiencias (vetos de leyes aprobadas por el Congreso, sordera a las denuncias multitudinarias y compra de armas y adiestramiento para reprimirlas).

-Renuncia a valerse del poder para actitudes y acciones vengativas que sin corregir ninguna clase de males, alteran la paz social y nos hacen ingresar a todos en el clima de una violencia contenida y postergada (muletilla de la “herencia” aumentada con escenificaciones de allanamientos y excavaciones para despertar sospechas de rechazo, endeudamiento superior a todos los anteriores).

-Sin nombres grandilocuentes de “reivindicaciones”, pero con eficacia elemental, restauración de los derechos de ancianos, discapacitados y jubilados a quienes además de la sumas depositadas en las cajas correspondientes, les debemos el agradecimiento de haber colaborado con sus esfuerzos y su tiempo, a nuestro crecimiento y prestigio nacional (violación DNU de los datos personales del ANSES para controlar y disminuir las asignaciones, promesas incumplidas de restitución y aumentos, aunque con algunas efectivizadas por privilegio).

Cada uno de los lectores de esta enumeración de detalles que hacen a la educación ciudadana como clima y ambiente en que crecen nuestros jóvenes habrá tomado conciencia de lo lejos que estamos de una conquista ejemplarizante oficial, desde los niveles más altos del gobierno de “Cambiemos”.

Si al menos algunos de estos principios se propiciaran y practicaran por parte de los gobernantes de cada momento y los actuales, los esfuerzos educativos darían algún resultado cercano a lo apetecido. De lo contrario, con todo el dinero que nos presten los de afuera y todo lo que cada día nos prometan los de adentro, nuestros chicos y jóvenes no serán EDUCADOS para el bien de todos, sino que muchos entre ellos, continuarán siendo egoístas, consumistas, violentos, desilusionados de todo y de todos, sin más caminos de futuro que el aburrimiento, la adicción, o la violencia.

Reconocer la fortaleza del enemigo. Con la prensa adicta, con dinero a disposición, con recurso a cualquier medio para obtener sus objetivos, con apoyo preparado minuciosamente de las armas.

Las derechas se unen fácilmente porque siempre tienen en común intereses personales relacionados generalmente sobre el valor dinero. Las izquierdas al revés (hasta una militancia particularizada concretamente puede resultar dañosa para la causa común).

El gobierno kirchnerista por las conquistas de inclusión no sólo de los más necesitados y el contraste con realidades actuales dolorosas, tiene que ser recordado.

El rechazo de los líderes naturales y aceptados por el pueblo no puede convertirse en manera habitual del proceder político.

Importancia de la fiesta, la amistad y la alegría.

OPINIÓN

mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


ggoldes
Por Guillermo Goldes