Google+
El intento de explicación del Apross en el caso Natalí
Recientemente trasplantada, la joven falleció esta madrugada. La demora del ente provincial y responsabilidades, en la lupa.
imagen
Raúl Gigena - AM 580 / Entre Nosotros Rebeca

Esta madrugada, en Porto Alegre falleció la cordobesa Natalí Maidana, que a sus jóvenes quince años no sobrevivió al trasplante de pulmón, con el cuerpo ya castigado por el paso del tiempo.

La situación se consumó con sus padres como donantes, en vida, y aún internados en terapia intensiva en Brasil. Ambos de condición humilde, su madre empleada y su padre peón de albañil, no trabajan desde hace un tiempo por la demanda de la situación de su hija y viven de "la solidaridad". El destino no los acompañó.

En el medio quedaron las responsabilidades y el camino realizado por la Administración Provincial de Seguro de Salud (Apross) en la cobertura médica.

La situación se remonta hace un año atrás, cuando a Natalí le diagnosticaron con urgencia la necesidad de un pulmón nuevo, y los doce meses transcurridos le jugaron en contra, entre la imposibilidad hospitalaria del país para realizar la práctica demandada por la familia y un fallo judicial que obligó al ente provincial a cubrir el tratamiento en tierras brasileñas.

"Apross cumplió con todo lo que estaba a nuestro alcance", se apuró a decir su titular, el contador Raúl Gigena, aunque no sin dejar de recordar que se presentó una apelación al fallo judicial que obligaba a la cobertura en cuestión, ya que a su juicio "había que tener los informes claros, en medio de la responsabilidad del manejo de los fondos de los más de seiscientos mil afiliados".

Tras reconocer que no conoce el expediente "en detalle", Gigena consideró que no hubo "ni maldad ni fue por un capricho" para demorar la situación de la joven, y achacó que "no se completaron los informes médicos", lo cual fue "un incumplimiento que quedó bastante claro judicialmente".

La reducción que realizó en la entrevista con el programa Entre Nosotros Rebeca las argumentó en la necesidad de "salvaguardar los intereses del Apross", por lo cual se exigió "cumplimentar normativas bastante precisas".

Justificó en la negativa familiar a realizar el tratamiento en el Hospital Garrahan de Buenos Aires un condimento, donde "podían realizar la cirugía con donante cadavérico, más allá de los problemas de bajo peso que tenía" la víctima.

"Entendimos que no estaban cumplidas las condiciones para realizar la erogación. En este tipo de casos, cuando hay opiniones discrepantes de los médicos, se exige el cumplimiento de más normas", aportó Gigena.

OPINIÓN
mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


gmariani
Por Guillermo Mariani


ggoldes
Por Guillermo Goldes