Google+
La noche más larga

ggoldes
Por Guillermo Goldes
@GUILLEGOLDES

La noche más larga del año, en Córdoba, dura aproximadamente 14 horas. Ocurre en el solsticio de invierno, alrededor del 21 de junio. La noche más corta, durante el solsticio de verano, dura sólo 10 horas.

Esos valores varían con la latitud. Pensemos en un habitante de Ushuaia. Tiene apenas 7 horas de oscuridad en las cortas noches de comienzo del verano, pero 17 horas nocturnas al comienzo del invierno. Más extremo aún es lo que sucede en la Base Antártica San Martín, apenas al Sur del Círculo Polar. Allí hay 24 horas de Sol al día durante algo más de un mes, al comienzo del verano. Pero también 24 horas de oscuridad total al día durante más de un mes, al comenzar el invierno. La contracara ocurre sobre el Ecuador, donde todas las noches del año duran 12 horas.

Volvamos a Córdoba. A lo largo del año cambia la dirección de los rayos solares, y con ello la cantidad de energía recibida por metro cuadrado. Es la insolación, que determina cuanto se calienta el suelo por influencia del Sol. Varía con la hora del día y la época del año. Es máxima cuando el Sol cae perpendicularmente sobre la superficie de que se trate (pared, techo, piso). Es cero si los rayos del Sol caen paralelos a esa superficie.

Por nuestra posición geográfica, el Sol jamás incide perpendicularmente al piso. Lo más cercano a eso se produce al mediodía del solsticio de verano: el Sol se encuentra a unos dos grados de inclinación respecto a la vertical. Al comenzar el otoño y la primavera, la insolación sobre el piso es un 85% de la registrada en diciembre. El 21 de junio, es sólo un 60% de la que se registra en el solsticio de verano. Estas variaciones se dan porque Córdoba se halla en una latitud intermedia.
 
Veamos el efecto de la insolación sobre las paredes de nuestras casas. En Córdoba en otoño e invierno, una pared que mira al norte recibe luz solar directa desde la salida hasta la puesta del sol. Mientras que una pared que mira al sur no recibe en esa época luz solar en ningún momento del día. Por eso, durante el otoño e invierno cordobés los ambientes orientados al norte son tibios e iluminados, y los orientados al sur son fríos y más sombríos.

Sin embargo, en primavera y verano, la pared orientada al norte recibe insolación directa durante las horas en las cuales el Sol está más alto: cerca del mediodía. Por ello se calienta mucho el techo de la vivienda, pero no tanto la pared. Un muro orientado al sur recibe en nuestra primavera y verano luz solar directa sólo durante la mañana temprano y durante la tarde cerca del ocaso, en forma bastante rasante.

Completemos el análisis. Paredes orientadas hacia el este reciben, en cualquier época del año, luz natural desde la salida del Sol hasta el mediodía. Paredes orientadas hacia el Oeste reciben, durante todo el año, iluminación solar desde el mediodía hasta la puesta de Sol. Como las horas de temperatura máxima siempre ocurren después del mediodía, la orientación hacia el Oeste se considera excesivamente calurosa durante la primavera y el verano.

Muchos arquitectos recomiendan construir desarrollando fachadas hacia el norte o noreste para aprovechar el sol invernal. Sin embargo, como en Córdoba los inviernos son cada vez menos crudos, mientras que los veranos son muy calurosos, considero conveniente utilizar orientaciones que hagan los edificios más frescos en verano. Por lo tanto, sugiero evitar las orientaciones hacia el norte y hacia el oeste. Es claro que también resultan determinantes los materiales de construcción utilizados. Y en definitiva, las preferencias de quienes vivirán en la casa.

Las decisiones relacionadas con la orientación de las viviendas no son tan relevantes para quienes viven cerca del Ecuador, pues durante medio año ven el Sol hacia el Norte y durante la otra mitad hacia al sur. Hay una insolación simétrica, entonces.

La duración de los días y las noches, el invierno y el verano, la dirección de los rayos solares. Hablamos en definitiva de la influencia concreta de los astros sobre nuestra vida cotidiana.
 
 

OPINIÓN
gmariani
Por Guillermo Mariani

ggoldes
Por Guillermo Goldes

lcrisafulli
Por Lucas Crisafulli

mlafuente
Por Manolo Lafuente

pramos
Por Pablo Ramos