Google+
La Rioja: una muerte como contagio de "espíritu democrático"
El secretario de DDHH provincial lamentó la muerte del cadete: bregó por una policía con control civil y políticos "con agallas"
imagen
Delfor Brizuela - AM 580 / Cara y Cruz

El sacudón social que generó el fallecimiento del cadete Emanuel Garay, debido al "entrenamiento extremo" al que fue expuesto en la Escuela de Policía de La Rioja, tuvo también su espacio de dominó en lo político, con remociones varias. La "falla multiorgánica" que provocó su muerte tiene hasta ahora ocho imputados.

En ese sentido, el gobierno provincial intenta brindar su apoyo a la familia de la víctima. La comparación con el caso del soldado Omar Carrasco, fallecido en circunstancias similares en abril de 1994 (con el Ejército intentando ocultar sus causas), que derivó en el fin del Servicio Militar Obligatorio, también está latente.

"Lamentablemente el costo es de una vida humana, pero espero que haya cambios en serio. Necesitamos un debate a fondo respecto a qué Policía que queremos" graficó Delfor Brizuela, a cargo de la secretaría de Derechos Humanos riojana, recordando que no hace mucho intervino y denunció casos similares que por poco no terminaron en tragedia.

En diálogo con el programa Cara y Cruz, de radio Universidad, dio un panorama respecto a las fuerzas de seguridad: "Es el lugar que menos fue contagiado de espíritu democrático.  Sostuvieron una manera endogámica de funcionamiento, afirmando que se regulan sólas y son autónomas. Pero hace falta el control civil además de las agallas y  la valentía en el sector político, para hacer cirugía mayor y crear una policía de respeto a los Derechos Humanos".

Brizuela remarcó que existe "un estado de conmoción interna" en territorio policial después del hecho, por lo que consideró que "es el momento oportuno para que  quienes tienen que conducir, pongan las barbas en remojo".

OPINIÓN

gmariani
Por Guillermo Mariani


ggoldes
Por Guillermo Goldes

mlafuente
Por Manolo Lafuente