Google+
La Unión Europea aprobó la reforma de la Ley de Copyright
Las plataformas digitales deben supervisar y filtrar contenidos que los usuarios comparten. Los medios podrán negociar.
Imagenes
Youtube
imagen

Con 438 votos a favor y 226 en contra el Parlamento europeo aprobó la polémica propuesta de reforma del copyright o derecho de autor para los contenidos que circulan por Internet.

Pensado con el objetivo de adecuar el funcionamiento del derecho al entorno digital, la reforma deberá ser refrendada luego por el Consejo de la Unión Europea, el órgano donde están representados los Estados miembros.

La aprobación llega luego del revés que sufriera la iniciativa en julio. Como entonces, su tratamiento estuvo precedido por un duro enfrentamiento entre creadores y cámaras por un lado y activistas de internet y grandes plataformas digitales por el otro. Parlamentarios de distintos países llegaron a sufrir amenazas de muerte.

Los principales aspectos se presentan en los artículos 11 y 13 del nuevo cuerpo normativo, precisamente los que más discusiones han generado.

En resumidas cuentas, el nuevo cuerpo normativo refuerza la posición de los titulares de derechos a la hora de negociar y ser remunerados por el uso de sus contenidos. El texto obliga a Google, Facebook o Youtube a supervisar y filtrar los contenidos que los usuarios comparten en ellas. Por ende, deberán utilizar medidas como tecnologías de detección automática para garantizar la localización de las obras protegidas. 

Una vez localizadas tales obras, los gigantes de internet deberán obtener la autorización de los titulares de los derechos o bien bloquear los contenidos si los creadores no quieren darles la licencia. Si no lo hicieren, serían responsables de infracciones al derecho de autor. Las enciclopedias no comerciales como Wikipedia y las plataformas de software libre como GitHub quedan exentas de esta obligación.

Artistas, músicos y escritores se manifestaron a favor de la reforma, a la que consideraron necesaria para recibir una remuneración justa por los contenidos que ponen a disposición del público a través de sus plataformas. 

Por otra parte, se crea un derecho para que los editores de prensa puedan autorizar o prohibir a los agregadores de noticias online (como Google News) o a las redes sociales que reproduzcan las publicaciones de sus medios y decidir si quieren cobrar por ello. O sea, podrán exigir compensaciones que permitirían aumentar sus ingresos.

Los críticos sostienen que esta exigencia equivale a una "máquina de censura", que limita la libertad de información y de expresión sin ningún tipo de control judicial y podría acabar incluso con los memes. También sostienen que esta tasa, conocida como Tasa Google, se convertirá de facto en un impuesto sobre los enlances (linktax). Es decir, impondrá limitaciones a los usuarios para compartir y enlazar contenidos digitales.

Como hiciera en casos similares aplicados en distintos países, Google ya anticipó su rechazo a pagar por mostrar extractos. 

Fuentes: El País / El Español

OPINIÓN
mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


gmariani
Por Guillermo Mariani


ggoldes
Por Guillermo Goldes