Google+
"Las escuchas son tan intromisivas como allanar una casa"
El especialista en seguridad Marcelo Saín dijo que el espionaje político “es común” desde el ‘83 y cuestionó las filtraciones.
Escuchas, escuchas ilegales, Oscar Parrilli, Cristina Fernández, Marcelo Saín
Marcelo Saín - AM580 / Nada del Otro Mundo

En un contexto casi grotesco, la trascendencia -pública a través de medios de comunicación- de escuchas telefónicas se torna cada vez más normal. Sin embargo, Marcelo Saín sentencia, en cuanto al denominado “espionaje político”, que la situación es común, particularmente “desde el alfonsinismo”.

En la apreciación personal del extitular de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, “no hay nada nuevo” en referencia a las filtraciones de conversaciones telefónicas por caso, del expresidente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Oscar Parrilli o de la expresidenta Cristina Fernández. “Se están haciendo públicas operaciones que históricamente se hicieron de manera soterrada. Grabaciones ilegales hubo siempre” remarcó.

En diálogo con el programa Nada del Otro Mundo, dejó en claro que ese tipo de espionaje “en buena parte estuvo legitimado por órdenes judiciales”, merced a que “la SIDE históricamente controló algunos juzgados federales” que las autorizaban, inclusive durante varios años. Y agregó: “Esto se hace legal no porque no lo pudieran hacer de otra forma, sino para que, cuando se filtren, más allá de que también sea de modo irregular, se argumente que se esté investigando una causa”.

El especialista en seguridad le confió a radio Universidad que “no deberían escuchar a nadie”, ya que tal situación es “una medida intromisiva”, comparable con “detener a alguien o allanar su casa”. Sus conocimientos también le permiten afirmar que el espionaje se extendió, en diferentes períodos, inclusive a funcionarios propios de los gobiernos.

“En esta materia, Argentina es un país bananero” cuestionó Saín, graficando que “ni siquiera se abren sumarios internos”. Luego mencionó: “Hoy tenemos una Agencia débil, frente al stiusismo de hace diez años, que era robusta, sólida, con gente más competente, pero también más siniestra. Como organismo de inteligencia nacional, es un desastre”.

Durante la entrevista, trajo a colación la causa en la que el presidente de la Nación estuvo imputado. “Macri es un viejo lobo de mar en cuanto al espionaje político. Había armado un aparato como jefe de gobierno de la ciudad, a través del Fino Palacios. Inclusive espiaba a familiares directos y funcionarios propios” concluyó.

OPINIÓN
gmariani
Por Guillermo Mariani

ggoldes
Por Guillermo Goldes

lcrisafulli
Por Lucas Crisafulli

mlafuente
Por Manolo Lafuente

pramos
Por Pablo Ramos