Google+
Negri adelantó su postura sobre el aborto
El diputado nacional cordobés se mostró a favor de la despenalización. Lo publicó en redes sociales.
imagen

Ya lo había dejado entrever en el brindis del Día del Periodista, cuando confió que la “criminalización” de las mujeres había “fracasado”. Pero en su condición de jefe del bloque oficialista, Mario Negri había preferido mantener en silencio su decisión, al menos hasta que la gran mayoría de sus pares estuviera decidido. Y finalmente este martes, a un día del debate sobre el aborto, expresó su parecer sobre el tema y su decisión de apoyar el proyecto que promueve la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Lo hizo tras aclarar de entrada que no promueve ni nunca ha promovido el aborto. Por el contrario, dijo, “defendí y defiendo la vida”, pero en el mismo sentido reiteró su convicción respecto a que “la criminalización de las mujeres que recurren a la interrupción voluntaria de un embarazo ha fracasado”.

En su pronunciamiento, Negri citó una frase de Giscar d'Estaing con la que dijo identificarse “plenamente”: “Como católico estoy en contra del aborto, pero como presidente de Francia estoy a favor de la despenalización”.

Es que a juicio del diputado radical, en este debate “no se trata de imponer nuestras posiciones morales o religiosas, ni siquiera nuestras convicciones personales. El Congreso es uno de los tres poderes del Estado y tiene la obligación de dar respuesta a una problemática compleja y dolorosa vinculada a la salud pública”. En ese sentido consideró un desafío para los legisladores “resolver si la sociedad sigue conviviendo con abortos clandestinos que muchas veces culminan en muertes, o si legislamos sobre esta realidad para echar luz sobre ella; lo que el Estado visibiliza puede ser transformado mediante políticas públicas, lo que el Estado esconde debajo de la alfombra jamás podrá ser modificado”.

En una carta publicada en Facebook, el cordobés señaló que “la suerte de una mujer con recursos económicos que puede recurrir a una clínica para practicarse un aborto, es inversa a la suerte que corre una mujer pobre que acude a prácticas abortivas en condiciones indignas poniendo en riesgo su vida. Esta desigualdad es una espina que debe lastimar las conciencias de todos nosotros”.

“Sin duda, lo prioritario es poner todos los recursos que sean posibles por parte del Estado al servicio de políticas de educación y prevención que eviten, fundamentalmente, los embarazos no deseados. Existen leyes que deben ser cumplidas, aunque también son pasibles de ser mejoradas”, puntualizó.

Sobre el final, consideró que “los argentinos tenemos hoy la oportunidad de dar un salto cualitativo”, y expresó que los legisladores tienen “el deber de conjugar la ética de nuestras convicciones con la ética de la responsabilidad”.

“Debemos preguntarnos si vamos a seguir siendo insensibles ante la problemática de salud pública que nos está interpelando o si vamos a dar respuesta como sociedad moderna y madura, que es capaz de enfrentar sus miedos y sus hipocresías, como lo hicimos en otras ocasiones en las que los avances sociales fueron considerados anuncios de catástrofes que nunca ocurrieron”, concluyó.

OPINIÓN
gmariani
Por Guillermo Mariani

mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


ggoldes
Por Guillermo Goldes