Google+
Piden información privada a ONG que lucha contra Monsanto
El amplio pedido de documentación abarcaría comunicaciones entre la organización Avaaz y manifestantes de Malvinas Argentinas.
avaaz, Monsanto, malvinas Argentinas, Glifosato

La organización internacional de activismo ciudadano Avaaz, que abiertamente apoyó el bloqueo a Monsanto en Malvinas Argentinas, fue intimada por la justicia de Estados Unidos a entregar los documentos y comunicaciones que posee sobre su lucha contra el glifosato.

De acuerdo a la ONG eso abarca nombres, correos electrónicos y mensajes de quienes hayan participado en campañas contra el agroquímico, incluyendo la que frenó la construcción de una planta de semillas transgénicas en la localidad cordobesa.

Sin embargo, desde la filial de Monsanto en Argentina afirman que parte de la política de la empresa es el respeto por la libertad de expresión y que el requerimiento se limita a la investigación sobre si dos personas contrajeron cáncer en Illinois, Estados Unidos, por el uso del herbicida.

La "subpoena duces tecum" (citación para la producción de evidencia), que consta de 168 páginas, fue realizada en el marco del caso "Peterson contra Monsanto" que investiga la acusación de que dos hombres del estado de Illinois contrajeron cáncer de linfoma no hodgkiniano por exposición al Roundup, un producto de Monsanto que contiene glifosato.

El fallo especifica que el término "'comunicaciones' busca tener el significado más amplio posible e incluye cualquier contacto o acto en el que se transmite información o conocimiento entre dos o más personas" y enumera que eso engloba emails, documentos electrónicos, presentaciones PowerPoint, mensajes de texto, encuentros cara a cara, videoconferencias y conversaciones telefónicas, entre otros.

Avaaz argumentó que los documentos pedidos involucran información privada resguardada por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Fuente: Télam.

OPINIÓN
mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


gmariani
Por Guillermo Mariani


ggoldes
Por Guillermo Goldes