Google+
Poco a poco NOS VAN DEJANDO SIN NADA

gmariani
Por Guillermo Mariani

Sin dignidad: primero, ante los fondos buitres. -Pagamos de contado y más de lo que a través del juez Griesa se fijaba. -Dimos marcha atrás en la disputa de la soberanía sobre Malvinas. -Nos consideramos, ridículamente, superiores a las organizaciones internacionales, descalificando a la ONU

Sin verdad: en base al frecuente recurso a las promesas grandiosas y falsas (segundo semestre, la inflación ya no es problema, en diciembre habrá trabajo de calidad para todos los que quieran emplearse.) reivindicación histórica de las jubilaciones (el 40% de los jubilados con una encuesta reciente no alcanza a cubrir la canasta familiar con la jubilación de $6,394 y no como le aseguró Macri (el mentiroso) a Mirtha, de unos $9.000. -Reivindicación histórica de los derechos de los pueblos originarios, cuando son desalojados de sus posesiones seculares para vender la Patagonia. -Pobreza cero : igual a desempleo y aumentando la pobreza de los 25% del 2015 a más de un 35% en el 2016. -Corrupción cero: con empresas offshore, enriquecimiento personal y familiar con maniobras ilegales (perdón, de intereses de venta del Correo).

Sin libertad: proyecto y realidad de atemorizar con actos represivos, avasallamiento de la autarquía universitaria, ingentes gastos en armas para supuesta defensa en una guerra inexistente, pero provocada sin ningún escrúpulo por el presidente norteamericano que indicaría el lado en que quedaríamos embanderados, vigilancia enconada sobre los más desprotegidos, niños, ancianos y jóvenes. Amenaza de una ley, ya proyectada, para criminalizar definitivamente la “protesta” y gobernar en base al miedo como le recomendó el mismo presidente a la gobernadora Vidal.

Sin industria nacional: el gran cuento de la importación con desprecio de lo que el país fabricaba y exportaba, y la apertura irrestricta de la exportación de lo que constituye la fuente de alimentación y producción nacional. -Se han cerrado en los seis primeros meses del gobierno de Cambiemos más de 6.860 empresas anotadas en AFIP. -Dar los números reales dejando de lado el del porcentaje que no impresiona es la táctica informativa oficial. 35% equivale, con el crecimiento proporcional, en 2017 unos 13.000.000 de pobres, que son cada uno de ellos, una “persona humana”.

Sin Patria grande: las desigualdades internacionales con la globalización del capitalismo aumentaron el poder y las riquezas de las grandes naciones colonialistas que dejaron detrás suyo secuelas de hambre, divisiones, explotación y expropiación de riquezas naturales. Tercer mundo, las llamaron. Sudamérica encontró distintas formas de subsistir. Gobiernos patrióticos y políticos con la única ambición de servir y defender a su país llegaron a planear y legalizar una unión y bloque latinoamericano. El gobierno de Cambiemos sujeto a los intereses norteamericanos y a incitación de Obama, decretó desplazar al Unasur para conquistar adhesión a la línea de la Alianza del Pacífico. Y para no dejar dudas de su anti-latinoamericanismo, ordenó establecer prisiones adecuadas para contener a los inmigrantes de los países hermanos sometiéndolos a una investigación humillante y ofensiva con la pretensión de liberarse del terrorismo internacional.

Sin Justicia con ojos vendados: podríamos hablar de “ojos vendidos”. Porque no miran sino hacia el lado del oficialismo, publicitando denuncias sin fundamento, persiguiendo sistemáticamente a las figuras políticas con mirada y militancia popular (desde Milagro Sala a Cristina Fernández) sin tomar en cuenta las denuncias gravísimas presentadas por la corrupción económica e ideológica de la autoridad máxima. Hay nombres de jueces que persiguen (se ha dado el caso de un documento encomendando a otro juez la persecución de una víctima ambicionada por el Sr. presidente y de otros que absuelven, sistemáticamente, pesar de las pruebas, a diversos funcionarios del gobierno. Y es claro que esperan, como “niños buenos” ser mantenidos o ascendidos en sus puestos.

Sin defensa contra las variantes meteorológícas: la sojización del campo, sin ninguna precaución oficial para detener la ambición desmedida del campo exportador, ni en el talado de bosques ni en el uso de agroquímicos dañinos para la tierra y para el hombre, produjo una desertificación que alteró fundamentalmente los porcentajes de absorción del agua por la tierra y la subida de las capas freáticas al nivel, casi general, de un metro de la superficie, desde los 15 tradicionales. No deja otra solución natural para el agua sobrante, que liberarse, cuando arrecian las lluvias torrenciales y no sólo se llenan y sobrepasan los cauces naturales sino que se producen inundaciones. Además de tremendas pérdidas materiales, y el sufrimiento de poblaciones enteras, la tierra queda empobrecida. No hemos hecho caso a los reclamos por el crecimiento de diversas enfermedades mortales que denuncian los porcentajes de los últimos años (el cáncer por ej.). El fervor ecológico que logró abarcar el clima educativo hasta fijar costumbres de evitar toda clase de contaminación atmosférica, ha sido superado por la ambición de los ricos, favorecidos por el gobierno hasta quitar las retenciones por los negocios de exportación.

Sin lugar para actividades netamente populares: las denuncias, acusaciones, condenas, pedidos de renuncia, supresión de beneficios que abarquen a todos y cierta actitud de satisfacción por molestar a las asociaciones como la AFA y el INCAA con sospechas y decisiones tomadas en base a ellas, conducen al ya esbozado intento de confiarlas a empresas norteamericanas que han visto y medido las ganancias a lograr, con una administración permisiva, de sujeción cultural. Todo lo cual, que parece no llamar la atención a nadie porque la “gran prensa” adicta no publica sino mezquinos detalles, es un verdadero ataque cultural de significación muy profunda.

Faltan sin duda por enumerar muchos “SIN”. No es posible en una columna de espacio limitado. Pero estos son suficientes para probar “que nos están dejando sin NADA”.

OPINIÓN



mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe

lcrisafulli
Por Lucas Crisafulli