Google+
Qué hacer ante un caso de ahogamiento
Es importante conocer la maniobra de Heimlich, que puede salvar la vida de un infante cuando los segundos cuentan. Mirá cómo es.
Imagenes
Youtube
imagen

Posterior a que un policía haya salvado de ahogarse a un niño de cuatro años en la guardia del hospital Tránsito Cáceres, Canal 10 consultó a Juan Ledesma, jefe de Guardia del Hospital de Niños, para saber qué hacer en estos casos.

El médico expresó que estos casos ocurren frecuentemente. "Los niños pequeños exploran el espacio, fundamentalmente, de forma oral, lleva objetos a su boca de forma permanente. En algunos casos participan bebés porque los hermanitos más grandes pueden colocarle objetos", explicó.

Ledesma indicó que es necesario alejar del alcance de los niños objetos más pequeños que el diámetro interior del conducto de cartón de un papel higiénico. "Es decir, cualquier objeto que pase por el tubo de un papel higiénico es potencialmente obstructivo para la vía aérea de un niño", como las golosinas, las semillas de girasol, o el maní, ejemplificó.

Cómo hacer la maniobra de Heimlich

En el evento de un ahogamiento, se debe realizar una manipulación enérgica de la persona, conocida como maniobra de Heimlich. Generalmente, una víctima de ahogamiento llevará las manos hacia su cuello para indicar el problema.

Quien vaya a realizar la maniobra, debe colocarse detrás de la persona que se ahoga, tomar una distancia equidistante entre el ombligo y el comienzo del esternón, allí se coloca la mano en forma de puño con el dedo pulgar hacia el abdomen.

Luego, y si el paciente es adolescente o adulto, se lo coloca encima de una pierna de la persona que realice la maniobra para evitar una caída abrupta, y con la otra mano presionar sobre el puño enérgica y repetidamente.

Si el niño es pequeño, quien concrete la maniobra debe arrodillarse detrás del niño y se utiliza ambas manos o una sola de la misma forma que con un adulto o adolescente. El niño no debe quedar con las piernas en el aire.

En el caso de un lactante, debe colocarse su cabeza en declive, hacia abajo, y se golpea en forma enérgica cinco veces entre los omóplatos del bebé para que elimine el cuerpo extraño.

Imagen: ilustrativa.