Google+
Rapiboy, un servicio de delivery que emula a Uber
Con casi dos años de existencia, la plataforma cordobesa ya cuenta con unos 400 conductores asociados.
Imagenes
Youtube
imagen

Cuando se presentaron en sociedad, no tardaron en recibir el rótulo de "los Uber de la cadetería". En notas con la prensa referían “una empresa de envíos on-demand de pequeñas cargas dentro de centros urbanos”. Apuntaban al creciente sector del e-commerce, comercios tradicionales, oficinas administrativas y particulares que necesitaran hacer un envío "con una red de mensajeros independientes”.

Las vicisitudes del sector los obligaron a repensar su estrategia. Dos inviernos después, tras ajustar su modelo de negocios, se definen como la manera más rápida y confiable en que un negocio de comidas puede gestionar el reparto de sus productos a los consumidores.

"Somos una plataforma que ayuda a la gestión logística de entrega a los restaurantes", dicen en su sitio, destacando el eje de su servicio: conectar vía web/app a los restaurantes con una red repartidores independientes que realizan la entrega de sus pedidos.

"Proveemos una aplicación. Se puede usar, por un lado, para recibir pedidos de envíos y poner cualquier medio de transporte a disposición para realizarlo. Por otro lado, tenemos restoranes o emprendimientos culinarios de cualquier tipo, que usan nuestra plataforma para solicitar envíos de pedidos, que reciben de distintas plataformas, a domicilio", precisa Agustín Achaval, cofundador de Rapiboy.

"A través de Rapiboy consiguen alguien que les haga los envíos", precisa.

Hoy, el proyecto Rapiboy ha hecho base en tres ciudades: Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe. Antes de fin de año esperan llegar a otras dos urbes. Rosario, Tucumán y Mendoza son las opciones que barajan.

Según afirman sus creadores, ya cuentan con unos 400 conductores asociados como repartidores, entre ciclistas y motociclistas. Del otro lado del servicio, unos 150 restoranes acuden a la plataforma.

Programar envíos

La funcionalidad del sistema, aseguran, es una de las claves para su rápida implementación. El estado del envío, el horario de llegada pueden ser monitoreados. Al fin del proceso, cada usuario puede valorar la experiencia integral.

Mediante la app, los repartidores pueden programar turnos con anticipación, lo que les permite realizar otras actividades sin superposiciones. Según sus cálculos, un cadete puede obtener unos 25 mil pesos por mes. 

"Ellos no deben esperar, sino que lo buscan. La aplicación tiene un calendario. Se debe seleccionar cada día. Ahí verá toda la oferta con los pedidos que ya han ido programando los restoranes. Cada uno elige la zona. Nosotros tenemos divisiones en sectores para un mejor servicio", explica Achaval.

Previamente, tras el registro de rigor en el sitio, los interesados deben cumplir con los trámites de habilitación y seguros para sus vehículos.

Rapiboy cobra un porcentaje de los ingresos a los conductores, así como una fracción por cada envío a los restaurantes.

"Muchos usuarios son estudiantes y tienen tiempo libre. Otros son profesionales de otro tipo que quieren un ingreso extra. También tenemos gente que se dedica exclusivamente a esto, que es su principal ingreso. Lo toman full time. Eso da una mirada diferente", sentencia Lucio Paone, socio creador.