Google+
Se cumplió el tercer paro nocturno y podría haber más
Sin respuestas de parte de la federación de empresarios del interior, la UTA nacional repitió medidas en el transporte urbano.
imagen
Jorge Kiener - AM580 / Cara y Cruz
Jorge Kiener - AM580 / Cara y Cruz

El servicio urbano se paralizó por tercera vez, desde la noche de este miércoles y hasta las primeras horas del jueves, tras la negativa del empresariado para reconocer el aumento salarial del 5,7% para septiembre, previamente acordado.

Ante el rechazo del núcleo de empresas del interior del país, durante la reunión que se realizó en la Secretaría de Trabajo de la Nación, el sindicato ratificó la medida de fuerza. Por su parte, las firmas anticiparon que si los poderes concendentes no realizan una "justa y adecuada recomposición tarifaria" se procederá a la "reducción de servicios y suspensión de personal".

El martes hubo conciliación obligatoria de parte del Ministerio de Trabajo de Córdoba, pero con un gremio intervenido por la Secretaría del Interior de la propia Unión Tranviarios Automotor (UTA) a nivel nacional, no hubo quien responda.

La Municipalidad capitalina decidió multar, vía pliego de condiciones del transporte urbano, a las empresas por la falta de servicio.

El estado de “alerta” en el que se encuentra el gremio de choferes aguarda respuestas de parte de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap), que pese a firmar acuerdo por subas salariales en julio, recientemente se desdijo, no cumplió con los pagos acordados a miles de trabajadores de todo el interior del país y ahora pide medidas ante la presunta quita de subsidios de parte del Estado nacional.

Con demora, las empresas prestatarias en tierras cordobesas depositaron el saldo del salario el pasado lunes, con el aumento acordado incluido y previo "préstamo con devolución" de parte del municipio, correspondiente al mes de septiembre. Pero el sindicato mantuvo la medida en solidaridad con lo que ocurre en otras jurisdicciones y con la inminente quita de subsidios de parte del gobierno nacional.

"Córdoba dice que pagó. Pero hubo una gran confusión cuando el Ministerio de Córdoba convocó a las empresas y no entendemos cómo hizo para controlar tres mil recibos de sueldo sin tener las escalas salariales nuestras. Fuimos cautelosos, pero pagaron mal", justificó Jorge Kiener de UTA en Cara y Cruz, de radio Universidad.