Google+
Venganza y Entrega (el programa detrás de los programas)

gmariani
Por Guillermo Mariani

No se trata ni de un programa expresado en campaña, ni del comunicado a través de las pautadas conferencias de prensa de todo el equipo gobernante. Se trata de un designio íntimo e inconfesable del gobierno, que tiñe todas las actividades que se pretenden llevar a cabo con la consigna de “Cambiemos”.

Sin que haya menciones expresas de este designio que podríamos calificar de malvado, ya se advierte a poco andar. Tan pronto, como la incapacidad para generar optimismo en las promesas de futuros brillantes y sobre todo en la solución de problemas actuales. No importa que haya hambre, desnutrición, falta de elementos en los hospitales públicos, que el desempleo vaya en constante e indisimulable crecimiento, que la inflación se mantenga por encima de todos los pronósticos, ni que el costo de vida haya superado lo aguantable, ni que ininterrumpidamente se cierren comercios, fábricas e industrias.

Todo esto se observa en la imborrable sonrisa presidencial cuando anuncia nuevas medidas y es resumido en una frase casi maternal: “todos los padecimientos no tienen que afligirnos porque vamos a superarlos ya que estamos todos juntos” Eso ¡No es verdad! y es todo lo contrario.

Se están injertando en nuestra sociedad los dos elementos más graves para producir desunión y enfrentamientos. Se obra con esa especial perversión de la comunicación humana que es LA VENGANZA, el desquite y la revancha. Cada uno de los ministros en el campo que le corresponde. La primera e inocultable muestra de ese revanchismo (Morales Macri) es la prolongada e injusta prisión de Milagro Sala. Mujer, originaria, líder de generosidad entre los necesitados y honesta y sabia administradora de los recursos para solucionar los problemas de vivienda y alimento entre los más pobres.

Jujuy es un coto radical de represión mantenido con aprobación presidencial con la decisión de mantener el miedo y la inseguridad. En lo ECONÓMICO  el endeudamiento externo, que a pesar de superar el monto de los endeudamientos históricos no llega a solucionar la desfinanciación del Estado. No se utiliza para el bienestar del pueblo o iniciativas que toquen siquiera levemente a las clases más necesitadas y a los más desprotegidos que son los niños, los ancianos y los enfermos.

En lo JUDICIAL. Se aprovecha a los jueces y fiscales adictos, para recibir y ampliar denuncias que se vuelven importantes, no por la pruebas obtenidas sino por la escenificación de la prensa rentada. Prensa que no tiene escrúpulos en utilizar lenguaje e información de “guerra” para desacreditar al gobierno anterior con fantásticas exageraciones elaboradas sin medir el dinero utilizado que suma y suma como los “mil millones de la campaña macrista”.

En lo POPULAR. Los tarifazos son la otra cara de la moneda, de la supresión de las retenciones y los privilegios empresariales, lanzados con desprecio a los “argentinos de segunda” entre los que ya se cuenta la clase media que hasta ayer estaba segura de ser favorecida.

En lo CIENTÍFICO. Disminuir los presupuestos de educación e investigación científica pretende mostrar que sólo el “dinero realiza” y para eso no hacen falta ni la Ciencia investigando ni la Universidad formando.

En lo LABORAL Instalando sistemática y obsesivamente el método de los despidos ilegales. Caprichos que producen heridas difícilmente reparables en las personas, las familias y la sociedad. 

Junto a ese designio de venganza, el de ENTREGA de nuestras riquezas naturales a las empresas extranjeras con esa ofensiva propuesta de Prat Gay que ignora la historia de la rapiña norteamericana. El ministro afirma, tan fresco su aspiración a que Estados Unidos sea el primer y gran inversor en Argentina. El proyecto de torres de vigilancia antiterrorista con inocultable ambición de nuestras riquezas subterráneas en el Norte y el Sur. 

La indiferencia ante el reclamo de Malvinas y protesta por su militarización. La oferta y facilitación con privilegios impositivos, de las tierras patagónicas, para industrias extranjeras. La apertura incontrolada de importaciones, para desmerecer y anular nuestra industria nacional. Las maniobras para desarmar el Mercosur uniéndolo a la Alianza del pacífico.

¿Hay gente todavía, que sostiene que con estas agresiones de venganza y entrega, se está uniendo a los argentinos?

Soñé toda mi vida que este país se podía cambiar para bien, llegamos sin rencores pero con memoria, memoria no sólo de los errores y horrores del otro, sino también en memoria sobre nuestras propias equivocaciones. Memoria sin rencor es aprendizaje político, balance histórico y desafío actual de gestión. Con la ayuda de Dios seguramente se podrá iniciar un nuevo tiempo que nos encuentre codo a codo en la lucha por lograr el progreso y la inclusión social poniendole una bisagra a la história. Con mis verdades relativas, en las que creo profundamente pero que se, se deben integrar profundamente con las de ustedes para producir frutos genuinos, espero la ayuda de vuestro aporte.No he pedido ni solicitare cheques en blanco, vengo en cambio a proponerles un sueño: Reconstruir nuestra propia identidad como pueblo y como nación.

Vengo a proponerles un sueño que es la construcción de la verdad y la justicia
Vengo a proponerles un sueño que es el de volver a tener una Argentina con todos y para todos.
Les vengo a proponer que recordemos los sueños de nuestros patriotas fundadores, y de nuestros abuelos inmigrantes y de pioneros.
De nuestra generación que puso todo y dejó todo, pensando en un país de iguales, pero yo se y estoy convencido en que en esta simbiosis histórica vamos a encontrar el país que nos merecemos los argentinos. Anhelo que por estos caminos se levante a la faz de la tierra una nueva y gloriosa nación; la nuestra.

¡Viva la Patria!"

OPINIÓN

mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


ggoldes
Por Guillermo Goldes