El precandidato presidencial visitó Río Gallegos. “Vayamos a unas PASO”, interpeló a Alternativa Federal.

Tras el anuncio de la nueva fórmula que competirá en las PASO el próximo 11 de agosto, el precandidato a Presidente y ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, viajó este lunes pasado a la provincia de Santa Cruz como primer destino de campaña. Allí se encontró con la gobernadora, Alicia Kirchner.

El candidato pidió expresamente poder visitar el Mausoleo donde descansan los restos del ex presidente. “Estoy encantado que el destino me haya traído hasta acá, Vine a dar una charla de capacitación política y nada más, no es el lanzamiento de campaña ni mucho menos” aseveró. “Es un momento donde tenemos que trabajar todos juntos, peronistas, kirchneristas, los que no lo son, hemos durante mucho tiempo tensado la cuerda innecesariamente, y la verdad que los resultados son malos, así que es tiempo de que haya más unidad y menos grieta” sentenció Fernández.

Por la tarde, el político participó de una charla “Ciclo de Debate de Formación Política" donde reivindicó a Néstor Kirchner definiéndolo “como el mejor presidente que tuvo la democracia" y se puso a recordar el momento que, en 2003, le avisó a Kirchner que Carlos Menem se bajaba de la segunda vuelta y el patagónico se convertía en presidente.

Por otra parte, Fernández habló de la situación económica de Argentina: “El país asumió un compromiso que tiene que cumplir. Nuestro espíritu es hacerlo. Tenemos que agudizar el ingenio para ver cómo sortear el problema".

Con vistas al encuentro de Alternativa Federal y las posibles conclusiones de ese encuentro dijo “hablo con muchos de ellos y ojalá nos pongamos de acuerdo. Hay que entender que tenemos que estar todos juntos en este momento del país, y si no nos ponemos de acuerdo vayamos a las PASO y dejemos que la gente decida”. “No vengo a hablar mal de nadie, los que estoy proponiendo es que demos vuelta esta página ingrata de la historia de nuestro país, y empecemos a trabajar en la unidad que todos queremos” agregó.

Calificó a su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner como “el centro político de la Argentina" e ironizó respecto a quienes lo definen como “el Cámpora de Cristina": “Es raro, una semana atrás yo tenía un poder sobre ella y ahora repentinamente ese poder desapareció y me convirtieron en un tarado obediente. Ninguna de las dos cosas es cierta. Nunca la convertí a Cristina en nada; Cristina es Cristina y nadie puedo cambiarlo. Y yo tampoco soy obediente".

El ex jefe de Gabinete reivindicó la consigna “Vamos a volver" pero agregó: “Vamos a volver para ser mejores". Y continuó: “Ser mejores que Macri no cuesta nada".

Finalmente dijo: “A Cristina y Alberto les pasó que un día se pelearon por la política. Cristina seguramente revisará lo que pasó. Ella se da cuenta que el mundo es otro. He recuperado una amiga y no saben lo contento que eso me pone".

Mirá las Noticias Destacadas