El Verde logró una buena victoria por 89 a 71. En las próximas dos fechas se define el futuro de los cordobeses en la elite.

Atenas se quedó en casa con un triunfo más que importante frente a Quilmes por 89-71, salió del fondo y logró ventaja deportiva sobre sus dos rivales directos: el Cervecero y Peñarol.

Ahora se viene por delante la última salida a la ruta en esta Fase Regular, en la que deberá visitar a Libertad y Estudiantes de Concordia.

El Griego conocía la importancia que tenía lo que se iba a jugar. No se podía dar licencias. Y así fue que concentrado, muy intenso en defensa y efectivo en ataque apostando al juego interior con Nicolás Romano (11 puntos) y León Williams (8) sacó diferencias y logró contrarrestar lo hecho por Winsome Frazier (8) para quedarse con el cuarto inicial por 29-16.

En el segundo cuarto tuvo desatenciones, sobre todo en el arranque. Se desordenó en defensa con la rotación, Quilmes intentó aprovecharlo con la aparición de Mateo Bolívar (8 puntos en el cuarto); pero el Griego reaccionó a tiempo.

Romano dijo una vez más presente (para llevar su planilla a 17 unidades), Juan Fernández Chávez volvió a aportar puntos (5) además de su conocida defensa, la máxima tocó los 21 puntos (45-24) y se fue con ventaja al descanso, 45-27.

El tercer cuarto fue todo del Verde, que contó con un Johnathan Moore en esplendor y un rendimiento colectivo parejo para quedarse con el segmento por 26-19 y meterse en los últimos diez minutos con amplia diferencia: 71-46. En ese período, logró el cometido.

Si bien cometió errores innecesarios, jugó como debía para demostrarse que sí puede. Derrotó a Quilmes por 89-71 y se metió en el bolsillo un triunfazo que, además, lo saca del fondo de las posiciones con dos fechas por jugar.

Mirá las Noticias Destacadas