Cumplidos los primeros días del flamante sistema de recolección, el intendente de Córdoba prometió “seguir acomodando” fallas actuales.

Desde el presente mes de diciembre, el recambio en el sistema de recolección de residuos y barrido en la ciudad de Córdoba, es un hecho.

Intervención de nuevos actores mediante, la oficialización no trae, de por sí, la solución a un conflicto que la precarización de los siete primeros años de gestión de Ramón Mestre no pudo dar respuesta.

Inclusive, se pauperizó con la anticipada salida de Cotreco, después de un año deficiente, y con conflictos diversos con los trabajadores, que denuncian desde camiones en mal estado en adelante.

“Vamos a mejorar el servicio, seguiremos trabajando para ir acomodando las cosas, y ya hay mejoras”, anticipó el intendente este lunes.

La primera noción del mandatario es reiterar que la cuestión “va a llevar un tiempo”, en un contexto de grietas por cubrir en varios sectores.

Después de valorar el hecho de incorporar “la diferenciación de residuos”, se lamentó porque “no tuvo continuidad” en el pasado, y anticipó que con la ciudadanía deberán “trabajar en educación para fortalecer estas acciones”.

Mirá las Noticias Destacadas