La interrupción de la compra se debe a la detección de la plaga Carpocapsa, lo que representa una pérdida de 150 millones de dólares.

El gobierno brasilero decidió suspender el ingreso al país de peras y manzanas provenientes de Argentina tras la detección de la plaga Carpocapsa.

La interrupción de la compra fue comunicada por medio de una resolución publicada en el Boletín Oficial de la Unión de Brasil. Allí expresan que desde el 26 de febrero, el Departamento de Sanidad Vegetal e Insumos Agricolas resuelve “suspender el plan del trabajo que implementó el sistema integrado para el decrecimiento del riesgo asociado a la plaga de Cydia pomonella para la importación de las frutas frescas de pera (Pyrus spp.), manzana (Malus spp.) y membrillos (Cydonia de forma oblonga) procedentes de la República Argentina", vigente desde noviembre de 2015.

Esta medida impacta negativamente en la economía de la región. Productores de Río Negro y Neuquén percibirán una pérdida de divisas por 150 millones de dólares.

Por otra parte, un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) reveló que el sector de peras y manzanas, concentrado en el Alto Valle, enfrenta costos de producción que superan ampliamente los precios finales que reciben los productores ya que el costo de ambas frutas es de 12 pesos por kilo, y el productor recibe 6 pesos por kilo de manzana y 4 pesos por la pera.