La crisis económica modificó los hábitos de compra. Aseguran que lo que más se vende es la carne molida.

“El consumo ha bajado muchísimo. La gente compra cortes baratos y se ha volcado mucho más al pollo y el cerdo", aseguró el carnicero Marcelo Perdiguero a Crónica de mediodía.

El alza de precios y la inflación impactan de lleno en el bolsillo de los consumidores que dejan de consumir o reemplazan alimentos por sustitutos más económicos.

“La carne molida se ha convertido en la estrella de consumo. Pero además, la gente ya no compra tanto asado como antes, lo hace solo los fines de semana, y muchos de ellos compran en cuotas con tarjetas de crédito", expresó.

Mirá la nota completa:

Mirá las Noticias Destacadas