Es en el marco de la ley agroforestal. Faltan declarar 6 millones de hectáreas. El trámite es obligatorio y se hace en Ciudadano Digital.

Como primer paso de aplicación de la nueva ley agroforestal, los dueños de campos deben contabilizar los árboles que hay en sus terrenos y declarar las hectáreas ocupadas al ministerio de Agricultura y Ganadería.

En principio, aquellos que superen el 2 por ciento de forestación de sus terrenos no tienen obligación de plantar más especies, pero aquellos que no alcancen ese número deberán presentar un proyecto de forestación, sujeto a aprobación del ministerio de Agricultura, y cumplirlo en el plazo máximo de diez años.

Sergio Busso, ministro de Agricultura y Ganadería de la provincia, dijo a Radio Universidad que la nueva ley agroforestal tiene mucha legitimidad y respaldo legislativo. Esta ley tiene como característica la obligación del productor, de los dueños de la tierra, de llevar adelante la implantación de por lo menos el 2 por ciento de la superficie de los campos cordobeses.

“Es algo que hace mucho ruido porque, primero no es una ley que exista en otras jurisdicciones, pero que nosotros entendimos y por eso tuvo amplio consenso desde el punto de vista parlamentario de que era necesario avanzar en el objetivo de hacer sustentables nuestros campos", sostuvo Busso.

El ministro afirmó que en la provincia hay “graves problemas de erosión, pérdida de productividad de los campos, fruto de distintas situaciones que se fueron dando, a veces, desde el mal manejo de lo productivo, pero también por causas vinculadas al cambio climático".

E indicó que la forestación es una respuesta a estos problemas, “más allá de que nosotros lo hacemos vinculado a una oportunidad económica de la provincia, porque el desarrollo forestal va a ser importante desde el punto de vista productivo".

“Nos encontramos con una situación particular, porque si bien ayer el consejo consultivo prorrogó hasta el mes de marzo esta obligación, ya tenemos 8 millones de hectáreas que han tenido la declaración jurada de sus propietarios", de aproximadamente 14 millones, número que el ministro calificó de “relevante".

Los pasos a seguir

Este trámite, de carácter obligatorio, se debe realizar a través de la plataforma Ciudadano Digital, para lo cual se deberá primero gestionar el CIDI 1 o 2.

“El propietario tiene que hacer un relevamiento, para saber qué tipo de plantación tiene, declararlo, y a partir de ello, se hará una devolución" con los pasos a seguir. “Hay un listado de especies que están autorizadas. Hay especies que están prohibidas, como las acacias, olmos, siempreverdes, o paraísos. Y hay especies que están recomendadas o permitidas, de acuerdo a cada uno de los ambientes donde se lleva adelante la forestación", adujo.

Cuando los propietarios presenten el proyecto forestal, en el caso de que deban forestar, deberán diseñar dónde podrán poner los árboles, teniendo en cuenta las cortinas de viento, al desarrollo periurbano, y sus aplicaciones fitosanitarias. En definitiva, podrán plantear distintas alternativas que el ministerio evaluará técnicamente, y de ser aprobada, tendrá un plazo entre cinco y diez años para cumplir con el proyecto.

Según Busso, hay expectativa de mucha gente que ve una oportunidad económica, porque el desarrollo forestal en Córdoba es “muy incipiente. Importamos mucha madera, de la que necesitamos. Y puede ser una oportunidad de desarrollo, porque no todos los campos son aptos para agricultura y ganadería, y bien pueden tener aptitud para lo forestal", argumentó.

El objetivo es forestar al menos 170 mil hectáreas, que son las que faltan en Córdoba, contabilizando 50 millones de nuevos árboles.

Además, el ministro afirmó que ante la demanda de nuevas especies, trabajan para proveer distintos tipos de árboles en varios lugares de la provincia, esfuerzo que se notará “en los próximos meses".