La represa era parte de una mina de hierro en el estado de Minas Gerais.

Una represa cedió en el estado de Minas Gerais en Brasil. Los bomberos están buscando aproximadamente a 200 desparecidos.

La represa era parte de una mina de hierro de la empresa Vale. Contenía residuos de la extracción de minerales.

“Aún ignoramos la magnitud de los daños personales y ambientales. Seremos muy rigurosos", dijo Ricardo Salles, ministro de Medioambiente de Brasil.

Según un comunicado emitido por la empresa, la represa cedió y arrastró los residuos hacia el área administrativa y parte de la localidad de Vila Forteco . Estiman que la represa contenía un millón de metros cúbicos de relave (desecho producido por la actividad minera) y agua.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro lamentó el hecho y envió al ministro de Desarrollo Regional, Minería y Energía, Gustavo Henrique Canuto.

La municipalidad  Brumarinho, localidad aledaña a la mina, solicitó a la población a que se mantenga alejada del río Paraopeba, sobre el que estaba construida la presa.