Hubo una caída de casi un 14% con respecto al mes anterior. El descenso se sintió en todos los rubros, incluso, en consumo de alimentos.

El mes de noviembre no fue bueno para los comerciantes cordobeses, y desde la Cámara de Comercio de Córdoba no dudan en calificarlo como “el peor mes del año, y en lo que va de los últimos años".

Así lo afirmó Cristian Pastore, director general de la Cámara, quien añadió que la caída fue casi del 14% con respecto a octubre.

“Si bien sabemos que noviembre es un mes de transición, que octubre había sido un mes malo, más teniendo el día de la madre, esperábamos que noviembre no sea tan duro pero la verdad que ha sido complejo terminarlo", expresó.

La caída se sintió “en todos los rubros, lo que es el consumo diario fue donde más golpeó. Sí notamos, y nos preocupa, que hay una suba en el uso de la tarjeta de crédito. Muchas veces se combina la tarjeta de crédito o débito con otro medio de pago, pero hoy casi el 50% de las operaciones son realizadas con tarjeta de crédito".

Para Pastore, esto significa que “la gente trata de buscar la financiación para poder llegar a fin de mes y para poder reacomodarse".

El director general explicó que lo que la gente busca al momento de comprar son “herramientas de financiación, porque la gente hoy está acostumbrada a trabajar con la financiación y las tarjetas de crédito", y agregó que trabajan con el Banco de Córdoba para “generar algún producto con intereses no tan altos para que la gente lo pueda llegar a pagar y no tenga que endeudarse demasiado.

“Hay productos que la gente necesita y los va posponiendo mes a mes pero en algún momento lo tienen que comprar. Y con tasas tan altas, muchas veces se les hace difícil y necesitamos tener un diciembre distinto para cerrar el año", ponderó.

Pastore expresó que los precios de venta al público durante el mes de noviembre “se mantuvieron bastante, el ticket promedio subió solamente tres pesos con respecto a octubre. No hemos tenido un impacto en los precios como tuvimos en otros meses", aunque añadió que el comerciante “trata de no tocar tanto los precios porque si los toca no vende".

“Algunos plantean que el consumo se frenó porque algunos suben los precios y no los bajan, pero no pasa por ahí porque todos los sectores lo están sufriendo. Incluso los rubros que están más destinados al consumo, porque hay necesidades básicas que hay que cubrir y la gente no los compra, y eso ya preocupa", argumentó.

Consultado por si hubo un crecimiento de suspensiones y despidos por la caída en las ventas, Pastore respondió: “Noviembre y diciembre no son meses fuertemente destinados a este tipo de decisiones. Recordemos que viene Navidad, donde los negocios hacen una apuesta para tener personal para cubrir este tipo de situaciones. Luego vienen vacaciones, y tenés que tener gente para cubrir el espacio. No digo que no haya habido despidos, pero no suele ser una fecha donde haya tantos. No hemos tenido notificación de que haya gran cantidad de despidos en el sector", aseguró.

“Diciembre no va a llegar a ser el salvador, seguramente será un paliativo para cerrar un año complejo. Hemos tenido una caída promedio, en el último trimestre, de casi un 12%. Para que diciembre ayude tendrá que haber un movimiento muy grande, que no creemos que llegue. Simplemente lo que tratamos de hacer es juntar un poco para sostener el verano y las fuentes de trabajo, que es lo más importante", concluyó.