La titular del gremio dijo que no hubo avances en los planteos realizados a los empresarios. La Municipalidad busca espacios de diálogo.

No hubo demasiados avances en la reunión que mantuvieron funcionarios de la Municipalidad de Córdoba, directivos de la empresa Ersa y dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), con de objetivo de encaminar el conflicto que actualmente tiene la prestataria del servicio de transporte urbano.

La secretaria General de UTA, Carla Esteban, ratificó el alerta de la entidad gremial y afirmó que “no hubo avances,  no nos llevamos nada".

Explicó que los principales planteos giran en torno a las carpetas médicas no pagas y licencias de los choferes de la firma.

La gremialista señaló que los trabajadores analizarán los resultados obtenidos en esta jornada, dando a entender que continuarán las asambleas en los próximos días.

Vale recordar que en los últimos días se vienen realizando asambleas en la sede empresaria que han afectado el cronograma de servicios de las diferentes líneas.

Por su lado, el secretario de Transporte, Pablo Farias, dijo que la reunión resultó larga y positiva porque se platearon los diferentes temas que preocupan a los sectores y que el jueves se proseguirá en el ámbito del Ministerio de Trabajo el encuentro que sostuvieron hoy.

El funcionario sostuvo que habrá que buscar soluciones para que “los usuarios no sean rehenes y la respuesta se debe buscar en espacios de diálogo".