Córdoba Federal cambiaría todo su bloque. Junto a las elecciones nacionales, cambia la mitad de representantes provinciales en Cámara Baja.

Entre el 11 de agosto y el 27 de octubre próximo, entre las elecciones Primarias y las Generales, la provincia de Córdoba será parte de la elección presidencial, pero a su vez también renovará el 50% de sus representantes en la Cámara de Diputados de la Nación.

En las últimas horas, la Comisión Nacional Electoral difundió el padrón definitivo de electores.

En tal sentido, cinco representantes del oficialismo nacional, dos por el Pro, una de la Coalición Cívica y otras dos del radicalismo, cumplen su mandato el 10 de diciembre en tierras cordobesas: Javier Pretto, Nicolás Massot, Leonor Martínez Villada, Mario Negri y Olga Rista.

También se vencen los mandatos de la dirigente de La Cámpora, Gabriela Estévez, y el ya separado del bloque Juan Manuel Pereyra.

La cuestión particular tiene lugar con el bloque Córdoba Federal, del oficialismo a nivel provincial.

Es que a las salidas de Adriana Nazario y Juan Brügge (pueden ir por la renovación de su lugar), se suma la baja de Martín Llaryora (intendente electo de la capital).

Según prometió en campaña, tampoco seguiría Alejandra Vigo (electa legisladora por la ciudad de Córdoba).

Y el quinto integrante, Paulo Cassinerio, pasaría a ser funcionario, a nivel provincia o municipio.

A priori, la dirigente de Río Cuarto, Claudia Márquez, ingresaría a la Cámara Baja, merced a que tampoco ingresaría Daniel Passerini, elegido viceintendente capitalino.

El villamariense Héctor Muñoz es quien sigue en la lista, y de concretarse lo de Cassinerio, también asumiría María Laura Labat.

Mirá las Noticias Destacadas