El último miércoles ocurrió un grave hecho en la ciudad de Córdoba: tres perros de raza pitbull se peleaban, su dueña quiso separarlos y uno de los canes la atacó brutalmente, provocándole heridas de gravedad, por las que debió ser internada.

Como cada vez que ocurren este tipo de hechos, se vuelve a abrir el debate de cuál es la causa de estos sucesos. ¿Realmente hay razas agresivas? ¿Son las personas quienes tienen la responsabilidad en esos ataques?

Córdoba: mujer en grave estado tras ser atacada por un pitbull

Para abordar con propiedad el tema, conversamos con Mario Peralta, médico veterinario (matricula 3.899), quien se desempeña como médico clínico en la veterinaria 27 Vet, en la ciudad de Córdoba. Cuál es su mirada al respecto. La entrevista:

- ¿Existen razas caninas más agresivas?

- En base a lo que es mi experiencia clínica no la catalogaría como raza agresiva, sino que pueden haber razas mayor o menor temperamentales. La agresividad es un término muy amplio y se refiere a lo que es una acción o una conducta, tiene múltiples factores y el abanico es muy grande de lo que puede llegar a desencadenar en una agresividad. Puede ser algo momentáneo o puede venir de la crianza del cachorro, ya sea perro o gato, hasta expresarse cuando es grande.

No hay una asociación directa con las razas. Que haya razas que hace años se han destinado para ciertas cuestiones, sí, eso es verdad. De hecho, el cambio en la conformación y la morfología hace que haya razas que sean más de caza, más de prensión y otras de cuidado. Pero caer en catalogarlas como razas agresivas me parece un poco injusto debido a que la agresividad es una conducta que se desencadena por un montón de factores

- ¿Hay factores que predispongan la conducta agresiva canina?

- Sí, es un abanico muy grande de factores que se pueden dar, como una crianza defectuosa en la etapa de sociabilización del cachorro. Por ejemplo, muchos cachorros nacen y no tienen una buena crianza de la madre, ya sea porque se lo separó o porque tuvo condiciones de vida difíciles y eso lo puede llegar a afectar en un futuro. Sin llegar a ser cachorros, en perros que están en la etapa de transición, que son jóvenes o adultos, hay gente que compra, en el caso de las razas estandarizadas, o adquiere un perro mestizo para la adopción y quizás lo hace con todo el amor posible para criarlo pero no tiene las herramientas para poder llevar a cabo una crianza.

Entonces, hay numerosas condiciones que pueden devenir en una agresividad: el estrés, el dolor, el temperamento del animal en sí, definirse como alfa o beta dentro de una familia y el círculo en el que se maneja el animal. Realmente es muy amplio y es por eso que se debería atender a temprana edad cada vez que se adquiere un animal con un médico profesional veterinario y/o en caso de ser necesario a un médico veterinario especialista en la conducta, un etólogo.

- Hay un punto de vista que afirma que el adiestramiento canino no elimina el instinto del perro, ¿Qué pensás al respecto de esa postura?

- Yo considero que el adiestramiento canino no tiene la capacidad de eliminar el instinto canino, sino que es muy difícil eliminar el instinto animal de por sí, no solo el canino, también el felino y un montón de especies salvajes. Es muy difícil erradicar el instinto animal porque ya viene en su genoma. Distinto es asociar el instinto a una conducta agresiva o predisponer o decir "es su instinto, es la raza". Si bien algunas razas tienen potencial mordida agresiva o pueden generar mayor o menor daño en base al porte que tienen, es medio injusto catalogarlo de instinto y establecer un paralelismo o una asociación a lo que es agresividad. No necesariamente el instinto tiene que estar asociado a la agresividad como tal, por lo menos en base a lo que considero yo.

- ¿De que formas se puede tratar y/o prevenir la agresividad canina?

- Al tener un abanico muy grande de variables en las que se puede desencadenar la agresividad, ya sea por estrés o por un mal manejo del animal dentro de su círculo social, falta de paseo, falta de interacción con otros animales desde temprana edad. A veces es por desconocer dolores, por desconocer miedos, que es una causa muy común de agresividad, muchas veces es netamente por miedo y no se trabajan. Hay diversas formas, el punto es entender por qué se da la conducta agresiva y no caer en si el animal es agresivo o no. Para eso se hacen controles desde temprana edad, ya sea de un médico veterinario o en caso de ser necesario existen especialistas en la conducta, los médicos veterinarios etólogos. El punto es encontrar qué es lo que afecta al animal y si necesita un tratamiento integrado o intensivo para reforzar y mejorar ese tipo de tendencias a la conducta agresiva.

- ¿Qué medidas tomar en caso de ser mordido por un animal?

- En cuanto a las medidas que uno debe tomar ante la mordida de un animal, ya sea perro, gato o cualquier tipo de animal, aunque generalmente sucede más con perros y gatos, primero y principal hay que higienizar las heridas. En caso de tener la posibilidad concurrir al centro médico más próximo. Eso por parte de lo que corresponde a la persona y, en base a eso, que el médico determine de ser necesario los correspondientes controles y aplicación de tratamientos preventivos para enfermedades como la rabia. El punto es que siempre hay que tener en cuenta que si el animal en cuestión que ha mordido presenta controles sanitarios, vacunas al día o algo que pueda certificar que por lo menos se encuentra libre de patologías como la rabia que son mortales. En base a eso, ver cómo desempeñarlo con los centros epidemiológicos correspondientes.

---------------------------

En conclusión, el médico veterinario Mario Peralta nos deja, en primer lugar, la respuesta de que no existen razas peligrosas. En cambio, podría decirse que la agresividad en un perro es el resultado de diversos factores que se van sumando.

Lo que sí es propio de determinadas razas es el recurso de fuerza que ya viene incorporado en cada uno de ellos. Sin embargo, esos recursos son potenciados frecuentemente por los seres humanos mediante diferentes prácticas: mala crianza, falta de sociabilización, falta de herramientas, etc. Todas ellas mencionadas por el médico veterinario y una que no mencionó, y muy importante, que es el entrenamiento al que muchos dueños someten a sus perros. De hecho, en el hecho particular que deviene en este debate, un vecino de los dueños de los perros de raza pitbull afirmó que en reiteradas ocasiones vio cómo entrenaban a los canes.

Otra cuestión relevante a tener en cuenta es el motivo por el cual muchas personas eligen adquirir a este tipo de perros y no a otros. Sin ir a un mestizo, ¿Por qué una persona elige tener un pitbull y no, por ejemplo, un labrador? Ambos son perros de tamaños similares y de raza pero la cuestión no pasa por ahí, sino porque a muchas personas les llama la atención esa bravura propia del perro pitbull, en este caso.

Es por eso que al tener estos perros los dueños lejos de quitar esa agresividad de los perros mediante la crianza, casi siempre la potencian. Sin embargo, cuando ocurre un terrible accidente como el que sucedió el miércoles en Córdoba, o incluso peor, los dueños muchas veces se muestran sorprendidos y afirman no poder entender la conducta del perro e incluso le echan la culpa a "la agresividad" del animal.

De hecho, el instinto, que efectivamente existe en el perro, así como su condición física fueron generadas por el hombre al diseñar a ese perro hace muchos años. Ese tipo de perros fueron generado gracias a la modificación genética aplicada por el ser humano.

Es decir que el ser humano no solo incide en la crianza del perro, sino también en el origen de ese perro, diseñado específicamente para ser de esa forma. Entonces, la respuesta a la pregunta está servida. Cada uno podrá sacar sus conclusiones al respecto.