Ya no queda focos activos. Pero durante una semana el norte cordobés crepitó bajo las llamas de un incendio forestal que consumió más de 30 mil hectáreas y amenazó con quemar hasta la reserva del Cerro Colorado. 

 Ayer por la madrugada, a muchos kilómetros, más precisamente en Agua de Oro, Sierras Chicas, un grupo de mujeres y hombres cargaron sus pertrechos en autos particulares y arrancan rumbo al norte. En unas horas llegaron al frente y se pusieron codo a codo con Bomberos y vecinos a chicotear las lenguas de fuego, respirando otra vez el aire acido y seco de los incendios. 

Son brigadistas, viejos conocidos en este tipo de afrentas, un eslabón necesario en la cadena para combatir los incendios y cuidar el monte . Las Brigadas Forestales de Sierras Chicas viajaron dos veces en una semana a dar apoyo a los bomberos y vecinos del norte. Facundo Dellepiane estuvo entre el sábado y el lunes y otra vez este fin de semana.  “El panorama es desolador. Hay desborde, focos por todos lados ”, dice. Antes de subir nuevamente a una camioneta, dijo: “Si se puede sacar algo bueno de todo esto, es que estamos trabajando con una modalidad nueva: nos hemos unido, somos todos una gran Brigada”, dice. 

BRIGADAS FORESTALES

Cada vez que la provincia sufre un incendio forestal, detrás de las cifras que cuantifican el daño, quedan las historias. Esta es la historia de los y las brigadistas, ese grupo de vecinos voluntarios que se organizan y se capacitan para ser “agentes de conservación ambiental”.

“Nosotros prevenimos incendios, los combatimos y también participamos de la remediación ambiental una vez que pasa el fuego”, dice Carla Quaranta, de la Brigada Forestal Isquitipe de Río Ceballos.

Agentes de conservación ambiental 

En Sierras Chicas hay brigadas que llevan varios años trabajando. Algunas surgieron en los incendios del 2020 como la Brigada Colibrí, de La Granja y tiene 17 integrantes: dos choferes, dos personas encargadas de logística. El resto, va a la línea de fuego. Pedro Solfanelli es uno de ellos. “Constantemente nos estamos capacitando, haciendo cursos”, afirma.

En Agosto la Brigada Colibrí combatió los incendios de Salsipuedes y Candonga, en conjunto con otros cuarteles y otras brigadas. El hermano de Pedro, Santiago está en otra agrupación: la Brigada Forestal Chavascate. En la zona de La Granja y Agua de Oro son reconocidos por ser hermanos gemelos. La Chavascate trabaja en la jurisdicción de La Granja, conjunto con el cuartel 113. "Cuando hay un incendio, si los Bomberos de la Granja lo consideran, nos ponen en alerta amarilla para estar aprestos que en cualquier momento podamos subir al fuego", dice Santiago.

Si los bomberos suben la alerta roja, la Brigada se moviliza hacia la base operativa y se pone a disposición de quienes estén a cargo de los incendios. Generan un trabajo conjunto que muchas veces es desconocido, distintas fuerzas, como Bomberos, Defensas Civiles, ETAC (Equipo Técnico de Acción ante Catástrofes), combaten incendios y son acompañados por estas brigadas. Hoy, el apoyo es en el norte cordobés. 

Brigadistas de Sierras Chicas a punto de salir a combatir los incendios en el norte cordobés
Brigadistas de Sierras Chicas a punto de salir a combatir los incendios en el norte cordobés

Santiago Torres Tarduchy se unió luego de hacer una capacitación del Parque Nacional Quebrada del Condorito. "Mantenemos buenas relaciones con los cuarteles de La Granja, Río Ceballos, Salsipuedes y Unquillo. Cuando nos convocan, cumplimos con los requisitos, presentamos la documentación que nos requieren como seguros personales, vamos al punto de encuentro, y quedamos a cargo del responsable del operativo que nos da una tarea consigna y trabajamos en conjunto". También existen Brigadas Forestales en Conformación, como la de Villa Cerro Azul, Kamchira. 

Yeni Villafañe siente impotencia cada vez que ve el monte arder. “La impotencia me genera la adrenalina de accionar”, dice.  “Cuando el incendio esta controlado y puedo ver monte desvastado y negro, me inunda una profunda tristeza. Casi siempre lloro”, cuenta. 

Esa es una sensación generalizada para quienes habitan el monte y ponen el cuerpo para salvar el bosque nativo, Carla Quaranta afirma: "Sentimos que nos estamos quemando nosotros, se nos está quemando nuestra casa, nuestra identidad, con lo que convivimos".

Previenen incendios, los combaten y trabajan en la recuperación una vez que pasa el fuego
Previenen incendios, los combaten y trabajan en la recuperación una vez que pasa el fuego

Las brigadas forestales funcionan de manera autogestiva. Cada agrupación se encarga de gestionar sus propios recursos, desde la ropa, borceguies, los equipos personales y de seguridad, seguros personales, herramientas, mochilas,etc. Muchas veces reciben donaciones o la gente aporta dinero mediante el CBU de cada organización. También organizan rifas y venden comida. 

El festival "Grito del Monte: Donde hubo fuego habrá Monte", fue un evento autogestivo para juntar fondos organizado por la Brigada Forestal Chiviquin de Unquillo. 

El trabajo de las Brigadas en conjunto con Bomberos Voluntarios es un sistema que se está aceitando. Falta el marco legal, de seguridad y de organización. "Las brigadas tienen legitimación social, pero lo que hace es el reconocimiento institucional, que seamos reconocidos para facilitar recursos y organización", aporta Iara Zizzamia brigadista de la Colibrí.

Todas las brigadas comparten la misma necesidad, ser reconocidas a nivel estatal. "Queremos ser una fuerza más que esté en el territorio trabajando, con los bomberos, con las ETAC, con las Defensas Civiles'', finaliza Carla Quaranta.

Cómo organizar una brigada

Creando brigadas Córdoba es una organización comunitaria de vecinos y vecinas de las sierras de toda la provincia que se conformaron para colaborar y articular diferentes Brigadas Forestales. Quienes quieran donar dinero o ponerse en comunicación con cualquier brigada, se pueden comunicar a creandobrigadas@gmail.com.