Un ejemplo de las profesoras y preceptoras del IPEM Dante Bonatti. La alumna no puede pagarle a una persona para que lo cuide.

Valentín tiene nueve meses y acompaña a su mamá, Emilia Romero, a clases.

La madre tiene una dificultad para poder continuar con su educación: no puede costear el pago de un niñero o una niñera.

Entonces, no tiene con quien dejarlo a cargo.

Como suele ocurrir, esta limitación significa el abandono del cursado, llevando a la deserción escolar.

Ante esto, según cuenta el Diario de Carlos Paz, los docentes y preceptores del IPEM 117 Dante Bonatti de Icho Cruz se convirtieron en las protagonistas de una historia de amor y compromiso con la docencia.

Decidieron cuidar al bebé de su alumna en clase para que pueda estudiar.

La joven madre tiene 17 años y estudia de lunes a viernes y su pareja, el padre del bebé, se levanta todos los días temprano para trabajar y llevar un plato de comida a su casa. Como los abuelos de Valentín también trabajan, no hay quien pueda cuidarlo durante las horas que ella está en clases.

“Empecé a cursar Quinto Año embarazada, dejé y después volvió con Valentín, que tiene sólo tres meses y medio. Desde el primer momento, todas las profesoras de me ayudaron y más cuando él se ponía molesto y yo tenía que copiar o tenía que darle la mamadera", contó, emocionada, Emilia Romero.

Y, luego, destacó: “Ellas me lo sacaban y se hacían cargo y ahora que estamos en Sexto Año, creo que me expulsan del colegio si no voy con Valentín".

“Vivo con mi marido, el papá del bebé, pero él tiene que trabajar y bueno, no tenemos como para pagarle a alguien que se quede con él. Nuestros familiares trabajan y no hay forma de que alguien me lo cuide. Por eso valoro tanto lo que hacen por mí en el colegio, yo sé que debe haber muchas mamás como yo. Mi frase siempre es: Difícil si, imposible no"; completó la joven mamá a El Diario de Carlos Paz.