Son las propuestas de la alianza gobernante para continuar en el poder, con la sucesión de Ramón Mestre por delante.

La falta de acuerdos de Cambiemos, en Córdoba, se hizo evidente en las últimas horas, con la oficialización de las candidaturas tanto a gobernador como a intendente de la ciudad capital.

Con el radicalismo como estandarte, y un representante del Pro precandidato a la vicegobernación, la puja por llegar al Panal será dirimida, en internas, entre Mario Negri y Ramón Mestre, acompañados de Héctor Baldassi y Carlos Briner, respectivamente.

La expectativa, para la sucesión del propio Mestre en el Palacio 6 de Julio, era quién sería la opción del centenario partido, en el ala mestrista.

Lanzado desde hace meses, cuando debió abandonar la presidencia del Arsat, es Rodrigo de Loredo, yerno de Oscar Aguad, quien formó filas detrás del actual intendente. En el mismo sentido va Miguel Nicolás.

En el otro rincón finalmente estará Luis Juez, en su tercer intento (el triunfo de 2003 y el cuarto puesto de 2015).