El exministro de Planificación Federal asistió a la indagatoria que convocó el juez federal Claudio Bonadío en la causa de los “cuadernos”.

Julio De Vido, exministro de Planificación Federal, le pidió al juez Claudio Bonadío su sobreseimiento en la cauda de los cuadernos y reclamó un careo con los imputados “arrepentidos”.

El exfuncionario, quien se encuentra detenido en el penal de Marcos Paz, asistió a Comodoro Py, con asistencia médica, para declarar en indagatoria.

Según publicó el sitio Infobae, De Vido le dijo a Bonadío que deberá demostrar que los testimonios de arrepentidos son veraces.

“Ustedes y el Sr. Fiscal, saben perfectamente que testimonios como los de (Aldo) Roggio, (Gabriel) Romero, (Sergio) Taselli y (Carlos) Wagner son absolutamente falsos; sin perjuicio de lo cual, lo ocultan y los usan para sostener esta nueva citación”, dijo el diputado que fue desaforado.

Además de De Vido, fueron trasladados desde la cárcel para cumplir ese trámite los detenidos exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y el empresario Claudio Cirigliano.

Todos fueron convocados en relación al tramo de la causa que investiga el supuesto pago de multimillonarios sobornos por parte de empresarios de las áreas de transporte automotor y ferroviario, según consignó Télam.