La visita de los reyes de España es una nueva oportunidad para ver la genuflexión de algunos políticos y periodistas con la monarquía.