Un empresario denunció que recibió presiones para entregar 300 mil dólares a cambio de evitar quedar implicado en la investigación.

El fiscal Carlos Stornelli quedó envuelto en una investigación por presunta extorsión, a través del pago de 9.700 dólares, contra un empresario para evitar que quede imputado en la causa de los cuadernos.

El juez federal de Dolores, Alejo Padilla, imputó al abogado Marcelo D’Alessio y ordenó el allanamiento de su domicilio. La sospecha es que el letrado habría actuado como intermediario de Stornelli para el cobro total de 300 mil dólares por parte de Pedro Etchebest.

El sitio Cohete a la Luna publicó capturas de chat de Whatsapp, audios y fotos sobre la denuncia que compromete al fiscal de la causa de los cuadernos.

El empresario involucrado aseguró que D’Alessio lo contactó para decirle que el arrepentido Juan Manuel Campillo lo mencionó como recaudador de la Oficina Nacional de Control Agropecuario.

De acuerdo a la denuncia existió una reunión en el balneario CR, de la ciudad de Pinamar. Allí Stornelli y D’Alessio estuvieron en una mesa, mientras que Etchebest se ubicó en una mesa contigua para luego pasar a formar parte de la cumbre.

El denunciante también señaló que llegó a pagar cerca de u$s10 mil en dos entregas. Una en hotel Alvear Icon de Puerto Madero y la segunda en la confitería Selquet de Figueroa Alcorta y Pampa.

“Es una clara operación, no puedo decir más porque no sé”, sostuvo Stornelli en radio Mitre, donde afirmó que “esperaba hace tiempo” algo de este tipo y que “se demoraron los muchachos”. También manifestó que sabe quiénes son los responsables pero que no lo puede decir.

Por otra parte, sostuvo que “conoce, por haber ido a la Fiscalía a declarar algunas veces, por ejemplo en el tema del gas licuado” al abogado Marcelo D´Alessio, pero que “no es amigo ni mucho menos” y que “no puede hablar” en su nombre.