Su esposa lo acusa de ejercer violencia física, psicológica y económica durante los últimos diez años.

Los casos de violencia de género en el país, expresada en sus distintas formas, continúan aumentando y Córdoba lejos está de ser la excepción.

El pasado 20 de noviembre, una mujer hastiada por el maltrato de su esposo, un juez en lo Civil y Comercial, decidió efectuar una denuncia.

Así lo confirmó la abogada Lis Silvestre Machado, representante de la víctima, en diálogo con radio Universidad. Se impuso una “restricción mutua y denuncia penal por el juzgado de Villa Carlos Paz por maltrato físico, psicológico y económica”.

Explicó que el viernes 30 se constituyeron como querellantes “a los fines de ampliar la denuncia, porque son hechos que vienen sucediendo hace diez años”.

En esa oportunidad también se presentaron ante el Juzgado a los fines de presentar una medida cautelar pidiendo alimentos provisorios para que los niños no se queden sin la cuota alimentaria, debido a que su padre no le pasaba alimentos a los hijos, detalló.

Silvestre Machado relató que “además de la violencia física, psicológica y económica amenazaba con quitarle la tenencia de los hijos sumado a las amenazas de muerte”.

En varias oportunidades, según detalló la abogada, la víctima se ha presentado a establecimientos de salud para ser asistida tras episodios de violencia. A las pruebas de esos registros se sumarían fotografías, correos electrónicos y mensajes de whatsapp que reafirmarían que el hombre ejercía distintos tipos de violencia sobre la mujer.

El relato de la víctima

La denunciante, esposa del magistrado, relató que al comienzo de la relación estaban “bien. Muy enamorados”. El cambio se produjo cuando nació su primer hijo.

“Todo el tiempo me humillaba, me presionaba para hacer todo bien. Empezó con un control excesivo y después, en una discusión, me agarró del cuello, como ahorcándome. Esa fue la primera vez que me pegó”, dijo.

En los episodios en los que ejercía la violencia sobre ella, “no me dejaba moretones en la cara, sí en el cuerpo”, explicó. Sin embargo, el denunciado, con sus amigos y allegados, era una persona muy “correcta”, adujo.

“Una noche se puso muy muy violento, estaban los chicos, habíamos pasado todo el día juntos. Me amenazó con un cuchillo de cocina y abrió las hornallas del gas diciendo que me iba a matar. Me pegó en la nariz y decía que él tenía el poder porque era juez y que yo iba a perder todo, que me iba a dejar en la calle”.

La mujer, de 33 años, continuó brindando detalles de sus vivencias: “En estos últimos tiempos, él me decía que uno de los dos iba a terminar muerto”. Entre el “maltrato diario”, había palabras y frases como “que era una put*, que no sirvo para nada, que no me daba la cabeza”.

En un duro y crudo relato, la víctima precisó que en otros momentos en que la agresión era física, “cuando estaba pegándome, me obligaba a mantener relaciones con él y me ha revisado los genitales cuando volvía de algún lugar, diciéndome que él se daría cuenta si le había sido infiel con alguien”.

Por el momento, no hay medidas judiciales con respecto al magistrado en cuestión.

Las líneas para recibir información, orientación y contención en casos de violencia, las 24 horas del día, los 365 del año, son:
Polo Integral de la Mujer: 0800 888 9898, línea provincial. Entre Ríos 680, Córdoba Capital.
144, línea nacional.
Para denunciar acercate a cualquier unidad judicial, funcionan en las comisarías de toda la provincia.