El edificio donde funciona la institución está en malas condiciones, que no garantizan la seguridad de las personas ciegas que allí asisten.

La sede de la Unión Cordobesa de Ciegos (Ucorci), donde funciona la biblioteca provincial para discapacitados visuales, se encuentra en un estado edilicio deplorable.

En el lugar, ubicado en la calle Santa Rosa al 1600, se pueden observar graves problemas de infraestructura: hay un pilar de luz con cableado expuesto y pérdida de agua en el piso a la misma altura.

El edificio posee una conexión eléctrica irregular, lo que también afecta a todas las viviendas periódicamente. También hay un tacho de basura que dificulta el acceso y aguas servidas en la puerta.

A diario, quienes asisten a la biblioteca, que en gran parte son personas ciegas, tienen que lidiar con estos problemas.

El presidente de Ucorci, Dalmiro Videla, manifestó a Canal 10 que el edificio es alquilado por el gobierno provincial y depende de la Agencia Córdoba Cultura. Su presidente, Nora Bedano, habría prometido atenderlos el martes y hasta el momento no les han dado respuesta.

“No están dispuestos a trasladar esta institución a la biblioteca Córdoba, que es donde debería estar y de donde nunca se debería haber ido. Este no es el lugar apropiado para una biblioteca para personas ciegas. La Municipalidad tendría que clausurarlo", concluyó el presidente de Ucorci.

Mirá las Noticias Destacadas