Serían dos partidos por club a disputarse desde los primeros días de septiembre hasta unos días antes de que empiece la competencia oficial, cuyo inicio se daría entre finales de ese mes y principios de octubre.

Un dato no menor es que la idea de la televisión es que las delegaciones realicen traslados cortos, en lo posible sin salir de su provincia, para recudir así las chances de contagio de Covid-19.

De esta manera se presume que los amistosos, de los cuales no van a participar los equipos que compiten en la Copa Libertadores, serían entre clubes con cierta cercanía geográfica y que no sean considerados clásico.

En Rosario, por ejemplo, no habría Central - Newell's. Tampoco Colón - Unión en Santa Fe. La idea de la tevé es que los partidos sean cruzados, es decir Central - Unión y Newell's - Colón, por mencionar tan sólo un caso.