La valentía y calidad del cuadro azulgrana no fue suficiente para doblegar a un experimentado conjunto alemán que sacó provecho de un gol de Fridolina Rolfö en el arranque de la segunda mitad.

Propuso el Wolfsburgo de inicio un ritmo frenético, pero el Barcelona no se amilanó ni se encerró atrás sino que mimó el balón y buscó la meta rival con atrevimiento.

Barcelona no pudo con el Wolfsburgo

En la segunda parte, un balón muerto dentro del área fue recogido por Fridolina Rolfö para abrir el marcador poco antes de la hora del partido.

El Barcelona cierra una temporada sobresaliente que tiene que servir para seguir creciendo. El Wolfsburgo se planta en su quinta final de Champions (ganó las ediciones de 2013 y 2014 y perdió las de 2016 y 2018) y espera rival que saldrá del duelo que este miércoles medirá en San Mamés a Olympique Lyon y PSG.

Barcelona no pudo con el Wolfsburgo