El club Barcelona de España negó "categóricamente cualquier acción susceptible de ser calificada de corrupción" a través de un comunicado que emitió tras las graves acusaciones que hizo el ahora ex vicepresidente de la entidad, Emili Rousaud, contra quien la institución podría interponer "las acciones penales que puedan corresponder".

"Ante las graves e infundadas acusaciones hechas esta mañana por el señor Emili Rousaud, ex vicepresidente institucional del Club, en diferentes entrevistas a medios informativos, el FC Barcelona niega categóricamente cualquier acción susceptible de ser calificada de corrupción, y, por tanto, se reserva la interposición de las acciones penales que puedan corresponder", indicó el club en el escrito.

Continuó: "En este sentido, el análisis de los servicios de monitorización de las redes sociales está siendo objeto de una amplia auditoría independiente a cargo de PriceWaterhouseCoopers (PWC), que todavía está en curso y, por tanto, sin ningún tipo de conclusiones, habiendo facilitado el Club toda la información y medios que PWC ha ido solicitando desde el inicio del proceso".