Visiblemente emocionado y con su habitual parquedad ante la prensa David Nalbandian anunció su retiro del tenis profesional, el deporte que lo vio brillar sobre los courts en todas sus superficies, tanto en el circuito ATP como en la copa Davis.

Luego de 11 títulos profesionales y sin lograr la tan ansiada Copa Davis, un conjunto de desdichadas lesiones desde 2009 fueron de a poco limitando la participación del rey hasta su retiro que ocurrirá el 21/11 en una exhibición ante Rafael Nadal.

Dueño de un prodigioso revés cruzado, el cordobés se situó entre los 10 mejores buena parte de su carrera. La lesión de cadera de 2009 lo hizo comenzar en un peregrinaje de lesiones, que lo llevó al quirófano varias veces más (abductor en 2011, cadera y hombro en 2013) y terminó de cerrar su carrera profesional.

En el apartado de sus estadisticas, David Nalbandian firmó sus mejores actuaciones en la final de Wimbledon 2002, Campeón en el Masters Cup de Shangai y en los Masters de Madrid y Paris en 2007– donde logró ganarle a Federer y Nadal en ambos torneos- . En definitiva llegó a 11 títulos y 12 finales. Se destacan también títulos en Estoril (2202 y 2006) Basilea 2002, Munich 2005, Buenos Aires 2008, Estocolmo 2008, Sidney 2009 y Washington 2010. Obtuvo 383 victorias y 192 derrotas, su mejor ranking fue en Marzo de 2006 siendo 3ero en el escalafón mundial y acumuló más de 11 millones de premios oficiales.

Pasaron más de diez años desde su interrupción en el circuito como uno de los mejores jugadores, para la retina de los argentinos y fanaticos de todo el mundo 2002 fue el año de su presentación dentro del mainstream en el circuito de tenis mundial. La final de Wimbledon (único argentino en conseguirla en singles junto con Gaby Sabattini) y un partido de dobles ganado junto con Lucas Arnold ante la mítica pareja Safin-Davydenko de más de 6 horas de duración fueron sus highlights en esa temporada.

El resto de los años serían algo dispares en los rendimientos del cordobés, aunque siempre dentro de los 10 mejores del mundo. En 2003 fue su primera incursión a la Masters Cup (torneo donde juegan los ocho mejores del año).

En 2005 luego de un año irregular, entraría por la ventana a la Masters Cup de Shangai después de la inesperada lesión de Andy Roddick, y remontaría dos sets para lograr un histórico triunfo ante Roger Federer y llevarse el título.

Esa hazaña lo llevó a meterse entre los tres mejores en 2006 rendimiento que mantuvo hasta mediados de ese año. Luego protagonizó su primera final de Copa Davis, ganando sus dos singles ante Safin y Davydenko (a un nivel asombroso) pero Argentina no podría ganar la copa.

En 2007 una derrota en Madrid, lo podía dejar fuera del top ten, pero Nalbandian ganaría ese torneo encadenando victorias sobre Nadal, Djokovic y Federer. Algo similar consiguió en Paris una semana después. 

El año 2008 fue su último en el top ten y se despidió con una frustrada Copa Davis en Mar Del Plata, donde a pesar de ser local y que España, el rival que no llevaría su mejor espada Rafael Nadal, una lesión de Juan Martin Del Potro y un mal desempeño en el partido de dobles.

Para 2009 ya se puede hablar de otra etapa de su carrera, lesionado y operado de la cadera casi pierde todo el 2009 y su participación en el circuito empezaría a declinar. Sin embargo en la Copa Davis seguía siendo el estandarte del equipo y en 2011 junto con Juan Martin Del Potro conseguirían llegar de nuevo a la final tras vencer a Serbia de local. Aunque España esta vez de local y con Nadal y Ferrer fue demasiado para las aspiraciones argentinas.

El año 2012 tuvo un gran arranque del argentino con buenas actuaciones en Buenos Aires e Indian Wells, aunque se empañarían con la desclasificación en la final del torneo de Queens por pegarle a un árbitro sin querer.

Esa sería la última gran actuación del argentino en el circuito, en la Davis ayudaría en 2013 en los dobles para llevar de nuevo a una semifinal, a costa de lesionarse el hombro y ya no poder jugar más. La serie ante Francia se ganaba 3-2 y el último partido el “Rey David” lo jugaba y lo ganaba junto al Cebolla Zeballos en dobles.

Nalbandian entra en la categoría de ídolos, sus fans y sus detractores pueden confluir en algunos aspectos. Su gran talento y las grandes tardes en las que hizo vibrar al público argentino.

Ya sea derrotando a grandes tenistas (llegó a tener 5 partidos de ventaja en el historial contra Roger Federer) o en la Davis (uno de los mejores récords, con partidos memorables) para algunos pudo haber logrado más en su carrera, para otros no pudo ser más de lo que fue. Pero lo que queda intacto, es sin duda el paso por el tenis que nunca fue desapercibido.

Vía NegroWhite