Jugadores y entrenadores de los Utah Jazz y los New Orleans Pelicans se arrodillaron para protestar contra el racismo durante el himno estadounidense, previo al primer partido de la reanudación de la temporada de la NBA.

Los basquetbolistas, con los brazos entrelazados, portaron camisetas negras con el lema “Black Lives Matter” (La vida de las personas negras importa), que también está grabado en el centro de la cancha sin espectadores del complejo deportivo de Disney World (Orlando).