Se necesita unanimidad entre los 10 equipos para que el plan salga adelante y luego se apruebe por parte del Consejo Mundial del Motor. Esta próxima semana se producirá la votación formal, pero parece poco probable su aprobación.

 

2019 Austrian Grand Prix: Race Highlights

 

Las carreras con parrilla invertida han estado en las discusiones de manera regular en los dos últimos años y, tras realizar algunas simulaciones, la mayoría de los equipos se opusieron.

Sin embargo, el concepto volvió a entrar en juego en una reunión telemática entre los jefes de equipo con la FIA y la F1 el viernes pasado.

Después de de aprobarse la normativa financiera y técnica a largo plazo, la reunión se centró en los planes para las ocho primeras citas europeas del remodelado calendario 2020, que debería comenzar en Austria a principios de julio.

Las parrillas invertidas son un intento de Liberty y la FIA de añadir interés al segundo fin de semana en el mismo circuito en un momento donde las TV han cuestionado el valor de las carreras dobles. Además, lo ven como una prueba para usarlo más a menudo en 2022.

Se discutieron varios formatos de fin de semana el viernes, y el consenso fue que la versión definitiva debería ser preparada por la FIA. Esta se les envió a los jefes de equipo el sábado para que la evalúen.

La idea es que haya una carrera clasificatoria de 30 minutos, la cual sustituiría a la habitual clasificación solo en el segundo fin de semana en el mismo trazado (el primero se celebraría como hasta ahora). El orden de salida para esta se basaría en la general del campeonato.

Después de la manga clasificatoria, los coches se quedarían en el Parque Cerrado. Y saldrían a la carrera definitiva del domingo en el orden en el que acabasen el sábado.

El resto del fin de semana sería como siempre, con los habituales libres 1, 2 y 3. Las sanciones en parrilla, como los reemplazos de cajas de cambios después de la FP3, se aplicarían solo para la carrera principal del domingo. 

En el caso de las citas en Austria, el 5 y 12 de julio, la parrilla para la segunda clasificatoria se basaría exclusivamente en el orden en el que acabase la carrera del primer domingo. Así, quien se retire, empezará cerca de la cabeza el sábado de la segunda. En eventos posteriores, habrá un orden de la general más representativo. 

Por ahora, el otro doblete planeado sería el de Silverstone, que en teoría albergará la cuarta y quinta cita del Mundial 2020, tras las dos carreras en Austria y la de Hungría.

Sin embargo, se está valorando otro más en Bahrein en noviembre o diciembre, y existe la opción de que algunas citas europeas se repitan más adelante por segunda o tercera vez si los eventos fuera del continente no pueden celebrarse.

Aunque la FIA introdujo una "regla del 60%" para asegurar que los grandes cambios en las reglas salían adelante durante la crisis por COVID-19 –permitiendo hasta cuatro votos en contra–, el plan de parrilla invertida no se considera una prioridad urgente y, por tanto, se necesita de unanimidad. 

Parece que aunque la mayoría de equipos dieron el OK el viernes pasado, incluso Ferrari, Mercedes dejó clara su oposición, mientras que otros dijeron que necesitaban más tiempo para valorarlo. 

Se necesita una decisión urgente a comienzos de esta semana, porque hay una reunión del Grupo de trabajo de la F1 e miércoles, donde se podrían discutir las normas detalladas. 

Parece que Mercedes está en contra de la idea por la razón obvia de que, sobre el papel, sería la referencia cuando la acción se reanude y no quieren que se introduzcan trucos en la categoría. 

El equipo ya ha aceptado una forma de hándicap en cuanto a la nueva normativa de desarrollo aerodinámico, que creará una escala donde los equipos con menos éxito podrán trabajar más en ello. 

El calendario europeo definitivo se anunciará el lunes, aunque no hay nada cerrado después de Italia, el 6 de septiembre.