En muchas ocasiones, el árbitro debe parar un partido de fútbol por múltiples razones que pueden ir de la invasión de campo, pasando por la asistencia a algún jugador hasta algo externo que sucede en las tribunas, pero lo que pasó en Guatemala está lejos de eso porque debieron frenar el partido por… ¡una serpiente! Mirá el VIDEO.