La Unidad Disciplinaria de la Conmebol determinó reducir la sanción a River, que le había impuesto por hechos ocurridos en la semifinal contra Boca de la edición 2019 y tenía como pena jugar todos sus partidos como local de la actual Copa Libertadores sin público.

De esta forma, a la espera de la oficialización, el club dejó trascender que la Unidad Disciplinaria le permitirá tener a sus hinchas en el último partido de la fase de grupos contra Liga de Quito de Ecuador, aunque con restricciones.

De todas formas, primero deberá definirse si la competencia de la Libertadores se reanuda durante 2020 y si, en ese caso, el público podrá acceder a los estadios de fútbol.