Quizá más de uno haya pensado que Martín Palermo iba a elegir alguno de sus goles a Real Madrid en la final de la Copa Intercontinental 2000; o que se iba a inclinar por el que le hizo jugando en la selección argentina a Perú, aquella noche lluviosa en el estadio de River Plate, que le permititió al equipo de Diego Maradona acercarse a la clasificación al mundial de Sudáfrica 2010...

Pero ninguno de los dos fue el elegido ni tampoco alguno de los que le convirtió a River Plate, en esos superclásicos apasionantes de comienzos de siglo. El elegido fue el que le convirtió a Grecia en el partido que el equipo albiceleste ganó por 2 a 0 por la tercera fecha de la fase de grupos, lo que le permitió clasificar a los octavos de final.

Y "El Titán" dio sus motivos a la página web de la Asociación del Fútbol Argentino: "No soy de ver partidos completos en los que yo haya jugado. Sí veo muchos compactos, o ránkings que arman con mis goles. Para mí, el que le hice a Grecia es el más importante porque lo hice en un Mundial y a mis 36 años. Estuvieron ahí mis papás, mi señora, mi hijo más grande, amigos. Y ellos se emocionaron tanto como yo Por eso, esos minutos que jugué en aquel partido fueron muy especiales. Más allá de todo lo que viví como jugador, usar la camiseta de la Selección siempre es algo único".

El ex jugador de Estudiantes de La Plata, Boca Juniors y Villarrreal de España también tuvo un espacio para hablar del recordado gol que le hizo a Perú cuando la clasificación al mundial sudafricano tambaleaba. Aquella vez con gincaol suyo Argentina superó a los peruanos por 2 a 1.

 "Fue muy especial por el contexto: la lluvia, el viento, la cancha se estaba inundando, necesitábamos ganar para seguir con vida en las Eliminatorias y el gol a los 44 minutos del segundo tiempo fue terrible. Yo entré y casi tuve que salir por una patada en la cara. Me pusieron un algodón en la nariz por la sangre que me salía y no podía respirar. Ese encuentro realmente fue un guion de película. Mi gol agónico, el festejo de Diego y mi emoción bajo el diluvio".