El delantero brasileño tuvo sus más y sus menos con el colegiado sobre el terreno de juego tras ver una amarilla por sus protestas después de ser apercibido por hacer una 'lambretta'.

 

Nahuel on Twitter

 

Ya en el túnel de vestuarios, Neymar buscó al árbitro para decirle que él solo juega al fútbol y que por eso no puede sacarle amarilla y la conversación subió de tono en pocos segundos cuando el cuarto árbitro le pidió de un modo algo arrogante que hablase francés y no portugués.

 

 

 

Neymar se 'come' al árbitro en el vestuario tras una amarilla: "¿Que hable francés? Y una mierda"