A raíz del comunicado emitido por Futbolistas Argentinos Agremiados, en el que critica a la AFA por no aplicar los descensos de categoría, por terminar de manera anticipada la temporada del fútbol, y por finalizar los contratos el 30 de junio, Nicolás Russo, presidente de Lanús y hombre de confianza de Claudio Tapia desmitió a Sergio Marchi al decir que personalmente le había ofrecido extenderlos (a los contratos) hasta el 31 de diciembre.

"Que Marchi no mienta sobre que la dirigencia no le propuso nada, cuando él fue quien no aceptó la propuesta de la AFA para extender los contratos hasta diciembre próximo", dijo el dirigente en una entrevista con Télam.

"En persona fui a hablar con Marchi, acompañado de Pablo Toviggino (secretario ejecutivo de la AFA), para ofrecerle negociar con los jugadores que perciben los salarios más altos una reducción de los mismos para colaborar con los clubes de primera y los del ascenso, con el objetivo de que todos podamos pagar los haberes hasta diciembre próximo", agregó.

Russo brindó más detalles de su movimiento en ese sentido, al decir que sobre este tema mantuvo un diálogo con el capitán del equipo del club que preside, Lautaro Acosta.

"Incluso, 20 días antes de la reunión de la semana pasada entre Agremiados y los capitanes de los equipos de primera división fui con el vicepresidente primero del club, Hernán Arboleya (nuevo vice de la Liga de Fútbol Profesional) a verlo al capitán del equipo, Lautaro Acosta, para comentarle lo que se le había ofrecido a Marchi, porque queríamos que estuviera al tanto".

A diferencia de su anterior actitud dialoguista, esta vez Russo se mantuvo inflexible sobre cómo los clubes negociarán la renovación de los contratos a partir del 30 de junio.

"El club que pretenda mantener a algún jugador hará un ofrecimiento para renovar el vínculo y aquel futbolista que prefiera quedar libre, tendrá esa opción. Pero ahora, sobre esta decisión de dar por finalizados los contratos sin prórroga el 30 de junio, ya no habrá vuelta atrás".